EL PINO MEJORA TU RENDIMIENTO

EL PINO MEJORA TU RENDIMIENTO

EL PINO MEJORA TU RENDIMIENTO foto ORIOL BATISTA FOTÒGRAF

 

EL PINO MEJORA TU RENDIMIENTO

¿Sabías que hacer el pino te ayuda a mejorar tu rendimiento deportivo? Sirshana o como lo conocemos de toda la vida, el pino es una asana de yoga de las difíciles pero con múltiples beneficios para los corredores y deportista en general. En la actualidad, cada vez más deportistas de élite (futbolistas, atletas…) optan por las inversiones para liberar tensiones en el cuerpo y mejorar la calidad del músculo así como sus propiedades para prevenir las temidas lesiones. Yo aún no la domino del todo, pero la practico cada día.

Esta postura te ayuda a fortalecer los hombros, brazos, las muñecas y la parte superior de la espalda. Ayuda a controlar tu cuerpo y mantener el equilibrio así como a superar tu miedo. Al llegar más sangre al cerebro, nos sentimos con más energía y es una postura que favorece nuestra circulación y respiración, además  de crear espacios en la columna .

  • Fortalece hombros, brazos, muñecas.
  • Estira el estómago y muñecas con beneficios para el síndrome del túnel carpiano.
  • Depresión, calma la mente.
  • Sentido del equilibrio y armonía.
  • Armoniza procesos internos y los músculos del tronco y sus antagonistas.
  • Insomnio, problemas de circulación en la pierna, alivio de piernas cansadas.

Aunque también se le conocen contra indicaciones, así que hacerla si:

  • Existen lesiones de muñecas (síndrome del túnel carpiano), hombro y cuello.
  • Presión arterial alta, problemas coronarios.
  • Dolor de cabeza.
  • Menstruación.

¿Cómo hacerla?

Puedes empezar con los pies sobre la pared y probar con una pareja o en medio de la habitación gradualmente. Esta postura puede hacerse por 10 segundos e ir incrementando el tiempo por respiraciones hasta poder llegar a estar 1 minuto. Hay expertos que hacen inversiones por más de 20 minutos (no lo recomiendo para novatos, pero te animo a experimentar tu límite).

Desde Adho Mukh Svanasana pon las yemas de tus dedos ligeramente apartadas de la pared y abiertas, manos a la anchura de los hombros. Con firmeza envuelve los omóplatos contra tu espalda y tira de ellos hacia el cóccix. Rota hacia fuera los brazos manteniendo la armonía entre la zona pectoral y los músculos de la espalda ocupados en realizar esta asana. Presiona bien los dedos de las manos hacia el suelo.

Dobla una rodilla y levanta el pie hacia la pared manteniendo la otra activa y extendida. Sigue equilibrando la zona pectoral con la de la espalda ocupándote ahora de la los músculos profundos del núcleo abdominal para que te ayuden a despegar las caderas del suelo, levantando ambas piernas. Exhala cada vez que intentes elevarte, implica los músculos altos de la espalda y busca la forma en que el cuello se mantenga relajado.

Una vez invertido lleva el cóccix hacia tus talones, junta las piernas apretando una hacia la otra. Cada escuela tiene su versión en la colocación del cuello, desde curvado hasta mirando al centro de la habitación, lo importante es eliminar tensión.

Lleva ahora las piernas hacia el techo girando los muslos hacia dentro. Puedes hacer lo mismo con ayuda de otra persona o intentarlo en el centro de la habitación.

¡Añade esta postura a tu rutina diaria de estiramientos!

5 RAZONES PARA CREER QUE EL YOGA ES PARA CORREDORES

5 RAZONES PARA CREER QUE EL YOGA ES PARA CORREDORES

5 RAZONES PARA CREER QUE EL YOGA ES PARA CORREDORES – Foto: Oriol Batista Fotògraf

5 RAZONES PARA CREER QUE EL YOGA ES PARA CORREDORES

Nunca me había planteado que hacer yoga fuera un entrenamiento que mejorara el rendimiento a los que corremos. Entiendo que para mejorar los tiempos hay que trabajar en diferentes disciplinas: fuerza, resistencia, velocidad… ¿Pero el yoga en qué me ayudará si soy corredor?

Aquí 5 razones para creer que el yoga está hecho para ti.

  1. Con la práctica del yoga liberas tensiones de los músculos y eso hace que evites lesiones. Está comprobado que cuanta más presión sufren nuestros músculos y no los liberemos (estirándolos, masajeándolos, …), más propensos seremos a sufrir todo tipo de lesiones.
  2. Mejora la consciencia en la respiración y esto te ayuda a aplicarlo en tu vida, cuando corres pero también cuando te enfrentas a situaciones estresantes. La respiración es muy poderosa.
  3. Aumenta tu capacidad de aguantar el dolor, de disolverlo y trascenderlo. Cada postura en yoga tiene un límite que mediante la práctica se va disolviendo. Este límite físico a veces también aparece de forma mental cuando afrontamos demasiados kilómetros, yoga te ayuda a enfrentarte a ellas y superarlas con éxito.
  4. Trabajas el core de tu cuerpo y con ello aumentas la tonificación del mismo y, sí, te pones más fuerte. Y esto es lo que queremos todos, estar Fuertes para poder rendir mejor. El core son los músculos del cuerpo que te ayudan a mantener el equilibrio, a sentirte ágil y a verte bien (y poder subir con ligereza las colinas). No dudes de la importancia de trabajarlos de forma consciente y correcta.
  5. Tus articulaciones reciben irrigaciones de sangre nueva que aporta beneficios a los órganos, a los músculos y a las articulaciones. Ayuda a embellecer tu cuerpo interior, a devolver la juventud a tus órganos, tus músculos y todas tus articulaciones. ¡Músculos más flexibles!

Y estas 5 razones expuestas, para nosotros, los corredores, se traduce en flexibilidad, equilibrio y coordinación. Un cuerpo más sano, más mimado, más joven, más fuerte para que nos siga aguantando muchos kilómetros más.

¿Te animas a poner un poco de yoga en tu vida de corredor?

NOTA: Puedes iniciarte al yoga en casa siguiendo esta sencilla tabla de asanas/posturas que en conjunto se denominan: el saludo al sol. Repeticiones de 3 veces por cada pierna, total de 6.

SER CORREDORA, VEGANA Y CONSCIENTE

SER CORREDORA, VEGANA Y CONSCIENTE

SER CORREDORA, VEGANA Y CONSCIENTE

SER CORREDORA, VEGANA Y CONSCIENTE

Correr, yoga, infusiones, té macha, meditación, mindfulness, respiración consciente, smoothies, zumos verdes, mantrams y relajación, reiki… Esta corriente New age que nos ha acogido en su regazo y nos abraza cada día ofreciéndonos una mejora en nuestro día a día de forma espectacular, esta corriente nos está cambiando la vida y la forma de vivirla, de valorarla y de encontrar realmente lo esencial en nosotros. Está claro que es una moda a la que la gente se agarra de la forma que le da la gana, hay que tener claro no nos vamos a convertir en gurú por tener en una cuenta de instagram 10.000 fotos de las posturas más increíbles de yoga o de los últimos smoothies de la conocida Carla Zaplana. ¿O si? Pues mejor para ti. Disfrútalo. De eso se trata esta vida, de experimentar, jugar y disfrutar, siendo plenamente coherente con uno mismo. Y si así te sientes, sigue hacia adelante porque cuando no hay desgaste ni trabas es porque es parte de tu camino.

Yo me enganché a correr, como una forma de meditar activamente, de enfocar mi vida hacia la esencia, hacia lo importante y con ello aprendí a ser coherente conmigo misma. No es algo fácil, porque cuando algo está de moda, siempre viene la industria por detrás para beneficiarse y, a veces, cuesta discernir entre lo superficial y lo esencial, pero cuando te escuchas, cuando lo captas, lo entiendes todo y ese todo, eres tú. Esencia pura. Me enganché a comer bien y a experimentar con los alimentos y con mi cuerpo. Después de más de 7 años experimentando, vuelvo al mismo camino que inicié por el 2009, vuelvo a ser devoradora de lechugas y hojas verdes (un pequeño guiño a todos los que día sí y día también os seguís sorprendiendo de mis zumos matutinos y mis tuppers tutti colori sin carne). Una amiga mía, mentora y maestra me dice siempre algo muy inteligente, “Charo, cuando no sepas salir, piensa por dónde entraste y recuerda: el camino de salida es el mismo que de entrada”. Y así es.

Soy vegana por convicción, no como animales porque soy coherente conmigo misma. Simplemente ha llegado ése día a mi vida en el que me doy cuenta que no puedo tratar a mis mascotas como mi familia, ofreciéndoles lo mejor de mí, mimándolos y a la vez estar comiéndome el familiar de otro animal, ¿quién soy yo para decidir que un animal es mejor que otro?

Corren miles de vídeos por Internet y nos escandalizamos por el dolor que las personas infringen a  perros, toros, gatos, pollitos… Pero cerramos los ordenadores y nos comemos un pollo al ast, un hamburguesa 100% de ternera de Girona, un jamoncito 5 jotas o unos rollitos de sushi con pescado crudo. Estoy en contra del maltrato animal pero me hincho a caracoles porque eso no es carne, ¿Verdad? ¿De verdad pensamos que los animales que nos comemos no sufren? Sí sufren sí, y mucho: sufren estrés, mal nutrición, maltrato… No sólo cuando los matan: hervidos vivos, chafados, electrocutados, ahogados… También sufren en las granjas, les privan de libertad y de amor; y toda la miseria que sienten y respiran, todas esas emociones de peligro, de estrés y de malestar, todas esas emociones va y nos las comemos nosotros (resulta que no sólo nos comemos porquería que comen: antibióticos, pesticidas, hormonas del crecimiento, además nos comemos el miedo que sienten a lo largo de su corta, triste e infeliz vida).

Somos animales y debemos convivir en armonía con los demás animales, con respeto y amor. Pero está claro que hasta que no aprendamos a respetarnos a nosotros mismos, a escucharnos, a conocernos, a tolerarnos y a amarnos, hasta que no lleguemos a ese punto jamás podremos ofrecerlo a los demás.

Soy vegana porque es el camino que he elegido y porque no serlo sería ir en contra de lo que siento. Y quería haceros partícipes de mis emociones porque no es una moda sino una opción que jamás antes el mundo en el que vivimos me había dejado ni siquiera barajar. Los veganos no somos una moda y no somos raros, simplemente le ponemos conciencia a la vida para poderla disfrutar aún más si cabe.