MARATÓN DE ROCACORBA

Maratón de Rocacorba

Maratón de Rocacorba by Oriol Batista Fotògraf

MARATÓN DE ROCACORBA

Mi primer reto para este 2.018 que lo estreno con ilusión, emoción y muy buena energía. Rocacorba es y será siempre una montaña única y especial para mí, pues con Rocacorba me inicié al trail de montaña y tras 5 temporadas puedo decir que amo esta carrera más que ninguna otra.

Mi primera vez en Rocacorba fue para hacer 20K. Fui sola, corrí sola y me fui sola para casa, contenta, feliz y satisfecha que una asfaltera como yo tuviera el coraje de enfrentarse a un reto tan desconocido como ése para mí.

Al siguiente año corrí 30K con mi pareja. Fue impresionante, duro pero muy gratificante. Llegué acompañada, corrí acompañada y acabé más acompañada que nunca. Rodeada de toda las personas que más quiero y con él.

El año después corrí la Trail Rocacorba de 30K de nuevo porque la Maratón era por parejas y mi pareja se lesionó. Así que corrí sola de nuevo. Corrí sola bajo la lluvia pero corrí feliz, felicísima por las buenas sensaciones, el resultado de los entrenamientos y por acabar saltando con esa sonrisa risueña desdibujándome la cara.

El año pasado corrí con una compañera de equipo. Una loca que se quería iniciar a la distancia maratón y que lo hizo genial. Y yo la disfruté como una enana, riendo, chillando y animando a todos los corredores que nos adelantaban y sobretodo animando a mi compi. Casi hacemos terceras por equipos, y aunque no subimos al limbo, la animación en la llegada fue de campeonas. Todo el equipo de Les Nenes Trail se volcó con nuestra locura y fue de 10.

Este año ha sido algo muy discreto, correr muy hacia dentro de mi misma. Hice la maratón porque me la debía. Este año habían aumentado los Kilómetros y , siendo sincera, los primeros 12k no fueron santo de mi devoción. Asfalto y pista hacían que los pros pudieran volar y rascar posiciones, pero a una servidora la hizo tomárselo con calma y respirar. Pero fué bien, sí sí…

Lo mejor, sin lugar a dudas, es llegar a Rocacorba, saber que ya tienes la mitad en la saca, reponer fuerzas y seguir para Bingo. Nos esperaban 22Km de subidas y bajadas, de senderos de cuento con vistas de primera. Siempre es un placer correr Rocacorba, pero este año más. Este año he ido sola, he corrido sola, he llegado a meta sola y me fui sola. Sola no, conmigo misma que ya es mucho. Sola nunca porque no hay mejor compañera de batalla en la montaña que la soledad que nunca te deja.

Este año Rocacorba ha sido mi punto de inflexión, mi arrebato pero también mi capricho, porque es mi juego, mis reglas y mi forma de vivir mi vida, así salvaje.

Espero que por muchos años más pueda seguir corriendo esta TRAIL con mayúsculas, divertida, dura pero, sobretodo, especial. Y espero que año tras año tenga al mejor fotógrafo del mundo esperándome en meta para saber que nunca estoy sola, que nunca corro sola y que aunque me sienta triste, perdida y desconsolada; él siempre estará allí para verme sonreír escondido detrás de su objetivo.

Maratón de Rocacorba

“Aquest any ha anat per tu amor i per la nostra muntanya.”

 

EL PARAÍSO EN ESTADO PURO – TRAIL CAP DE CREUS

TRAIL CAP DE CREUS - CORRIENDO A TRES TREINTA

TRAIL CAP DE CREUS – CORRIENDO A TRES TREINTA Foto: Oriol Batista Fotògraf

EL PARAÍSO EN ESTADO PURO – TRAIL CAP DE CREUS

Ayer se corrió la trail cap de creus, primera prueba de la liga de la Mission-X3 de Salomón. Son tres carreras diferentes entre baja, media y alta montaña. Tres lugares idílicos: Cap de Creus, Pirineus y Sierra del Catllaràs. Tres pepinos, quality over quantity y así, tan anchos se quedan estos de Klassmark. Poniéndonos al límite en cada una de las pruebas.

Trail Cap de Creus son 24 Km del mar al cielo y del cielo al mar. No había tenido ocasión de hacerla antes y este año me ha encantado. El recorrido es duro pero precioso y las vistas son un espectáculo para los sentidos.

Corriendo podías oler el tomillo que te envolvía por doquier, la brisa marina te acariciaba la nuca y el sol te mantenía constantemente en estado de alerta. El calor que hacía convirtió la carrera en una proeza simplemente siendo Finisher.

Personalmente ha sido una carrera que he disfrutado a ritmo caribeño. Muy lejos de dónde solía sentirme antes pero muy cerca de dónde debo estar. Tan cerca como al lado de mi Les Nenes Trail super team. El único motivo por el que ahora corro, muy lejos de retarme a mi misma, reto a estas bestias, que cada día se superan y se transforman.

Yo sigo con mi cambio desde dentro hacia a fuera. Un proceso de detoxificación, de eliminación de microorganismos intestinales que me perjudicaban en las digestiones, un proceso de más de 40 días comiendo limpio, eco y sano. Este proceso que culmina en seguir corriendo sin excederme, sin ponerme al límite, sólo para disfrutar y sentir como el cuerpo recupera forma sin demasiado esfuerzo. Es increíble el poder de la alimentación en uno mismo y cómo nos ayuda a mejorar el rendimiento (aunque no incrementes el entrenamiento).

Así que estoy en este punto. Experimentando conmigo misma para poder ayudar a quien lo requiera… Por una competición sana y saludable. Porque por encima de todo, hacemos deporte para mejorar nuestra salud y la calidad de nuestra vida. No para acortarla y vivir cascados desde el dedo meñique del pie hasta la mismísima coronilla. ¡He dicho!

 

CMG-CURSA DE MUNTANYA DE GIRONA

CMG-CURSA DE MUNTANYA DE GIRONA

CMG-CURSA DE MUNTANYA DE GIRONA. Fotografía: Oriol Batista Fotògraf

CMG-CURSA DE MUNTANYA DE GIRONA

Correr en casa siempre es un éxito asegurado, todo el mundo lo sabe. Si la prueba la organiza Klassmark, pese al pellizco de la inscripción, siempre es una apuesta segura. Una carrera de ese nivel y en casa, no puede fallar y, de hecho, nunca falla. Los avituallamientos muy buenos, los voluntarios de 10, la animación sublime y la puesta en escena de PROFESIONALES. Klassmark siempre monta un buen espectáculo y siempre nos gusta estar presentes aunque sea en casa.

Tres distancias distintas, y las 3 llenas de magia y emoción en estado puro. EXPRESS (18K), TRAIL (26K) y TRANSGAVARRES (55K).

Personalmente soy muy fan de las carreras Klassmark por la calidad de las carreras que montan y por el espectáculo que se respira en cada una de ellas, además de por las fotos  y la camiseta (este año un poco floja, esperemos que para Trail Rocacorba mejore).

A parte, soy muy fan de todo el tinglado que montamos los runners por detrás de estos eventos. Los entrenos con los colegas siguiendo el track, los propósitos, los tiempos y los reencuentros de runners. Soy muy fan, me encanta, es un chute de adrenalina directo en vena que me engancha. Adoro a todos los runners, a todos los que me saludan, me animan, me chocan la mano y me instan a seguir adelante. Esas miradas de nervios compartidas bajo el arco de salida y esas palabras de aliento… ¡Las adoro! Como también adoro las excusas tontas que nos ponemos para justificar la mente que siempre exige más: no entrené, me tropecé, volé, me hice daño, los zapatos no me iban bien, me ha bajado la regla… ¡¡¡Me encanta!!! Somos así de especiales y con eso me quedaré siempre. Adoro a todos los runners, adoro ser runner y me encanta vernos con nuestros colores, nuestras camisetas haciendo podios, llegando a meta llorando y con los labios morados y los ojos rojos y hundidos… Quien no lo vive jamás podrá entenderlo. ¡Qué pena! ¡Qué guay ser un loco runner y seguir corriendo porque es de cobardes!

Este año lo he vivido de una forma muy especial, de la mano de mi amigo Franc, quién hace menos de 6 meses apenas corría 5Km. Para él ha sido muy especial, una buena manera de estrenarse en el Trailrunning y yo he intentado hacérselo un poco más fácil, como en su día hicieron conmigo.

Bienvenido al mundo runner, al mundo de los trileros o los trailrunners o como narices nos quieran o queramos etiquetarnos. Franc, amigo mío, bienvenido a la locura de madrugar los findes para acabar reventado bebiendo litros de agua frente al sofá. Te va a enamorar, te lo prometo.

 

Trail Rocacorba 30k, cuando el trabajo bien hecho tiene su recompensa

Trail Rocacorba by Oriol Batista

Trail Rocacorba by Oriol Batista

Trail Rocacorba 30k, cuando el trabajo bien hecho tiene su recompensa.

Ayer me tocó correr la primera carrera de montaña de la temporada. Una carrera organizada por Klassmark, Trail Rocacorba de 30 quilómetros y con un desnivel positivo de 1800 metros. Una carrera de 100% puro trailrunning en una montaña tan especial y mágica como es Rocacorba. Mi primera trail de montaña seria fue aquí, con la de 20 quilómetros. Dos años más tarde sigo acudiendo a la cita de esta especial carrera, el año pasado acompañada por mi pareja (a quién me unen estas preciosas montañas) y este año sola.

Es una carrera dura y exigente, cada vez aprendo cosas nuevas de ella y este año no ha sido una excepción. Cabe decir que he conseguido cuadrar muchos temas y superarla física y emocionalmente con un más que aprobado, al menos des de mi punto de vista.

Cosas que he tenido en cuenta en esta carrera:

–          Beber a sorbitos en cada subida, no deshidratarte es importante y en las subidas más duras que tienes que caminar es el momento ideal para beber, así tu cuerpo se enfría y las pulsaciones reciben un poco de tregua.

–          Comer antes de tener hambre. No esperar al avituallamiento para comer y beber.

–          Ser positiva, aunque aparezcan dolores o incomodidades, ser positiva, separarte del dolor, respirar y seguir.

–          Concentrarme en la respiración y a ratos hacer respiraciones profundas, dejando salir todo el aire de los pulmones y llenándolos de aire nuevo.

 Cada uno tiene su técnica para dominar la mente y creo que es un punto crucial, otra forma más para superarse. Correr distancias largas con desniveles exigentes requiere de algo más que velocidad, no sólo entrenamos las piernas, sino que además hay que entrenar la mente, cuadrar los tempos entre la hidratación y la alimentación, y sobre todo no dejarse llevar por las emociones: la alegría es buena pero no la euforia porque puede ser tan nefasta como la negatividad y el pesimismo.

 Esta carrera me ha enseñado a ser justa y equilibrada en cada quilómetro y aunque podría haber sido más rápida, me centré en ser yo, en no dejarme arrojar por la multitud y respetar mis ritmos y mis momentos. Ha resultado fantástico, ha sido como un baile dónde los participantes sabían qué tocaba en cada momento. Ha sido coherente y equilibrado. Y al final me ha quedado muy claro: ¡Cómo cansa esto de correr!

TRAIL CATLLARAS: un baile hacia dentro de ti mismo

Trail Catllaras

Trail Catllaras: un baile hacia dentro de ti mismo

Hacia ya varios meses que no competía en carreras, Trail Catllaras es una muy buena manera de quitarse el mono y ver cómo evoluciona tu cuerpo y tu mente: un baile hacia dentro de ti mismo. Tengo mi gran reto del año a la vuelta de la esquina y una buena manera de saber dónde estás es hacer una carrera de Klassmark, dura y maravillosa dónde las haya. Os las recomiendo.

Suenan las 6 en el despertador y me apresuro a desayunar y arreglar mi material para afrontar con ilusión una de las carreras más bonitas y atrevidas de las MISSION X3 de Salomon organizada por los Klassmark. Trail Catllaras es una carrera hermosísima y mágica, la volvería a escoger de nuevo para hacerla porque lo que te hace sentir es espectacular. La salida fue épica, la música de fondo recordándote que está a punto de empezar tu hazaña al más puro estilo espartano, a muerte los 27K y hasta el final. Casi me emociono con la música, con la ilusión compartida de otro runners, sus caras llenas de sueños, motivación e ilusión.

Arranqué a correr con el pistoletazo de salida, sin expectativas, sin agobios, simplemente escuchando mi cuerpo desde el primer minuto. Acompasaba la respiración con cada zancada, intentaba hacer caso a todos los consejos de mi maestro y sin obsesionarme, empecé a ver que iba a un buen ritmo, sin ahogarme y sin agobiarme, saludaba a los colegas que me adelantaban e incluso yo misma adelantaba a alguno otro, sin mente, sin ego, sólo yo y mi camino.

Haber hecho el recorrido la semana anterior me ayudaba a ajustar los tempos del rítmico baile que entonaban mis piernas al unísono con mi respiración. No corría, bailaba. Ésa es la sensación que tuve a lo largo de mi carrera, era un largo baile en el que alternaban pasos, emociones, pensamientos… Un baile de auto-control, auto-conocimiento y superación. Una carrera que disfruté desde el primer kilómetro hasta el último, dónde no dejé ni un detalle al azar aunque pude arriesgar mi cuerpo y llevarlo a un límite que me encantó.

No tengo palabras para descubrir el conjunto de sensaciones que sentí corriendo, pero estaba feliz, no me dejé llevar por la velocidad, ni por la fuerza, ni por la competitividad que residen dentro de mí. No hay nada que ganar y nada que perder cuando no tienes nada, cuando aceptas que las cosas no te pertenecen y que simplemente son. La responsabilidad de demostrar no te inunda y entonces, sólo te queda disfrutar de lo que amas, correr por la montaña, interactuar con las personas que se acercan a ti, los voluntarios que te atienden, los fotógrafos que te inmortalizan y los amigos que te alientan a seguir. Disfrutar.

Para mí es el regalo más grande que me llevo de esta magnífica carrera en unos parajes de ensueño y con la Pobla de Lillet volcada al 100% en la carrera y con los corredores. Enorme, indescriptible y sumamente sublime. Pienso repetir experiencia cada vez que corra. Pienso exigirme al máximo desde el amor que me mueve, desde el respeto que me valora y la magia que empuja estas piernas hasta un baile infinito, el que empieza cuando por encima de amar lo que haces y lo que te rodea, te amas a ti mismo.