Training camp: el poder femenino

Foto Josep M. Montaner

Nunca había ido a un Training Camp. Sí había hecho retiros deportivos, o vippasana o viajes en los que sólo importa correr y comer. La verdad es que cada una de esas experiencias que he vivido me han nutrido el alma de una forma espectacular. Esta vez no ha sido diferente. Digamos que Espinavell me ha robado un poquito el corazón y las mujeres (cada una diferente y con sus cosas) ésas me lo han robado más. Gracias Domini d’Isards por hacerlo posible.

Sigue leyendo

CONFESIONES DE UNA RUNERADICTA

CONFESIONES DE UNA RUNERADICTA

 

CONFESIONES DE UNA RUNERADICTA

Reconozco que esto se me ha ido de las manos. Lo que empezó como una manera de desconectar de “casa” y de ponerme en forma se ha convertido en el eje principal de mi vida. Algunos pensaréis que “pobrecita” si lo más interesante que pasa en su vida es correr. Pero así es. Correr me ha dado todo lo tengo ahora y todo lo que quiero ahora.

Y confieso que ni yo misma alcanzo casi a creerlo. Haber dejado los domingos de resaca por los madrugones a montaña. De hecho, en mi casa se han quedado muy atónitos y pensaban que sería fruto de una moda pasajera, pero no. Ya van más de 4 años y esto no tiene pinta de parar. Evolucionar sí, seguro: pero parar ya… Esto es non-stop mientras las piernas y el cuerpo aguanten.

Confieso que cada vez que me persono en una competición digo que será la última, que quiero centrar más energía en otros proyectos; pero no puedo. Se me va de las manos cada vez y me apunto a otra prueba más jajaja…

Confieso que cada día en mi rutina de trabajo y proyectos profesionales, se me hace durísimo salir a entrenar (el fin de semana lo llevo mejor, pero entre semana siempre me cuesta horrores combinar horarios con todo lo que quiero hacer) pero lo consigo.

Confieso que me ayuda muchísimo tener a mi lado un hombre que entiende mi pasión y aunque a veces no la comparta desde la misma embriaguez que yo, siempre me acompaña con respeto y confianza.

Aunque puestos a confesar, debo ser sincera, lo que de verdad me da energía y me llena el alma de convicción en este feliz camino que no corro sola, son ellas.

Vosotras mujeres valientes, fuertes, seguras, poderosas… Vosotras sois la fuerza que me empuja a querer ser mejor cada día. Me empujáis a dar un poco más de mí cuando creo que ya no hay nada que dar. Me sacáis de la pereza, del negativismo y el pasotismo. Me dais alas para seguir adelante y no cansarme nunca.

Así que cuando el pasado domingo dije que colgaba las botas, que no corría más este verano y que me pegaba un homenaje de merecidas vacaciones, no lo decía en serio porque a la vuelta de la esquina me espera los Alpes Suizos, Chamonix, Dolomites… Y así, este verano me doy un homenaje al más puro estilo Heidi que es lo que me gusta. Me voy de vacas pero me llevo las deportivas, así que lejos de darme un respiro voy a ponerme las pilas y a disfrutar del trote cochinero con vistas maravillosas.

Y la vuelta al cole viene repletita de actividades: 2ª Cursa de la Dona de Muntanya, Oncotrail 2018 y ya me están tentando para alguna otra locura más… Veremos… Por encima de todo a disfrutar con vosotras que es lo que me gusta y lo que me llena.

A seguir corriendo toda la vida

corriendoatrestreinta

A seguir corriendo toda la vida

9 de la mañana, el sol ya hace horas que ha salido y tiñe con su luz brillante los rostros de esos locos anónimos que esperan impacientes el pistoletazo de salida. Camprodon se viste de Gala, con sus mejores trajes para recibir un año más a la competición más esperada de la Mission X 3: Ulldeter.

Este año cambiamos el recorrido y experimentamos la Express, 14Km de alta montaña. Un subida y una bajada y para casa. Para los más rápidos 1 hora de montaña. Para mí 2 horas de auténtico disfrute, risas, placer de montaña y hacer amigos. ¡Qué increíble es correr por la montaña! Y que afortunados somos de tener El Pirineo catalán, tan bonito, tan maravilloso y tan nuestro.

El formato Express en pleno Junio es más que suficiente. El calor se hacía sofocante y aunque te creyeras hidratado, el sol jugaba su última carta, deshidratando a todo el que le desafiaba.

Últimamente no me canso de decirlo, menos es más. Al menos para mí. Redescubro nuevas distancias llenas de gloria, sobre todo para mi cuerpo quien agradece enormemente estar lejos del desgaste de las maratones. Esta vez estoy escuchando a mi cuerpo ¡Bien! Después de haber recorrido innumerables medias maratones y algunas maratones de montaña, mi cuerpo me pide calidad. Sí, resulta que ahora prefiero menos larala y más lerele. Más disfrute, menos sufrimiento y más juerga. Y es que eso son las carreras. Esto es las Mision X 3, el momento ideal para salir con los colegas a disfrutar de la montaña, a correr juntos y pasar el fin de semana fuera de la rutina habitual. Vale sí, que también miramos los tiempos, los podios y eso… Sí. Pero yo me quedo con todas vuestras caras, todos vuestros saludos, vuestros apoyos y palabras maravillosas de aliento.

Yo me quedo con compartir las risas y los buenos momentos. Y compartir también los malos, que juntos se hacen menos malos. Y que no me quiten nunca las ganas de seguir demostrando al mundo que correr es maravilloso, que te cambia la vida, que redescubres mucho dentro de ti misma y que sobretodo te regala una hermosa y gran familia. Además de unos fin de semanas de furgoneteo, aire libre y desconexión.

Por favor, que no se acabe nunca y que pueda seguir corriendo toda la vida.

CORRIENDO EN CASA Y POR UNA BUENA CAUSA

corriendo a tres treinta

CORRIENDO EN CASA Y POR UNA BUENA CAUSA

Parecía que atrás quedaban las carreras de barrio, pero no. El pasado fin de semana nos estrenamos con la Cursa de Astrid 21. Una carrera solidaria, en beneficio a la Fundació Astrid 21 para niños con Síndrome de Down, ya es un clásico en tierras gironinas. Pero, curiosidades de la vida, aún no me había estrenado.

Así que tras unas semanas tontas de no correr demasiado y una semana pasada de trabajo intenso en Barcelona, no podía faltar. Modalidad 20K. Muy contenta con el resultado (medalla de chocolate que dicen, un 4º puesto), pero sobretodo por poder compartir estos momentos con mis amigas y compañeras de equipo y hazañas…

El premio más grande que llevo conmigo es ver vuestras caras al cruzar la meta y sobretodo, saber que Cristina ha empezado a sentir esta afición tan maravillosa que lleva intrínseco el apasionante mundo del Trailrunning. ¡Bienvenida campeona!

Una más a la saca y a seguir sumando Km, pero sobretodo, a seguir haciendo salud. Porque el objetivo primordial es estar sana y en buena forma, sin obsesiones y con un único objetivo disfrutar de correr. Ese deporte que tantísimo me apasiona.