SÓLO NOS CONOCEMOS CUANDO CONOCEMOS NUESTROS PROPIOS LÍMITES

SÓLO NOS CONOCEMOS CUANDO CONOCEMOS NUESTROS PROPIOS LÍMITES

SÓLO NOS CONOCEMOS CUANDO CONOCEMOS NUESTROS PROPIOS LÍMITES – FOTO ORIOL BATISTA FOTÒGRAF

SÓLO NOS CONOCEMOS CUANDO CONOCEMOS NUESTROS PROPIOS LÍMITES

“El Marqués de Sade decía que las experiencias más importantes del hombre son aquellas que lo llevan al límite; sólo así aprendemos, porque eso requiere todo nuestro coraje.”

El pasado fin de semana intenté de todas, todas hacer la Marató i Mitja de l’Ardenya. Llegué al km 24 y decidí abandonar simplemente porque ya no estaba disfrutando. No me apetecía sufrir (y mira que he sufrido en infinidades de carreras, llegando en estados precarios; pero ya sabéis eso de “por mis cojones”, así soy yo y las acabo). No obstante esta vez, no se trataba de acabarla por “mis cojones”, esta vez ganó el corazón a la cabeza y me rendí. Me rendí de respeto a mi misma, me rendí por amor a mi persona y sobretodo, me rendí por pasión a este deporte mío que me tiene enamorada. El trailrunning se merece personas que sientan cada paso y que respeten la carrera más allá de las dificultades. Y por respeto, decidí aplazar mi aventura por la ultradistancia. Ya vendrán otras, lo sé y llegará el momento de saborear esos 300 metros de alegría que te separan de la gloria final, antes de atravesar el arco.

La preparé a conciencia, y los que me conocéis lo sabéis: entrenamientos, horas en montaña, entrenamientos en el terreno, hice la carrera en 2 tramos para entrenar y saber a lo que me enfrentaba, me preparé los avituallamientos, tenía la logística ideal, los mejores supporters y liebres preparadísimas para darlo todo en cada tramo. A todos ellos, les doy las gracias por su amor y su paciencia, eternamente agradecida por mostrarme tanto cariño. Estaba bien, piernas, cardio, coco… Había ganas y me enamoró salir con frontal y ver la salida del sol, me quedé extasiada con tal hermosura.

Será que ya me siento libre.

Empecé a correr porque el sufrimiento, una vez encarado sin temor, es nuestro pasaporte hacia la libertad. Pero ahora mi vida, tal y como está construida ya no hay necesidad de lanzarme a los brazos del dolor, ya no tengo heridas del pasado que sanar, ni momentos que borrar. Correr, ahora, ya no es como lo fue antes: mi válvula de escape para seguir soñando y volar. Ya recuperé las alas que otros me robaron. Correr hoy es una luz que nace en mí y que me hace expandirme energéticamente devolviendo amor a todos quienes me rodean. Y así, sí soy feliz corriendo.

Así, que lejos de sentir pena, vergüenza o arrepentimiento; me siento sumamente feliz. Por haber tomado una preciosa decisión, que es la de amar mi cuerpo por encima de todas las cosas, amar a mi ser y seguir siendo respetuosa para conmigo y con los demás. Dónde tu viste un “a quién se le ocurre meterte a hacer la de 63K” a mi se me ocurre que si no lo intentas jamás sabrás dónde se haya tu límite que te separa de la humanidad y que te permite conocerte, diferenciándote del resto de los mortales, como los seres únicos y con luz propia que somos.

No hace falta decir nada más, no hay nada que demostrar. Me siento eternamente agradecida por esta vida tan hermosa que me ha tocado vivir. FELIZ. GRACIAS.

 

 

MI PRIMERA ULTRA: MARATÓ I MITJA DE L’ARDENYA MATXACUCA

MI PRIMERA ULTRA: MARATÓ I MITJA DE L'ARDENYA MATXACUCA

MI PRIMERA ULTRA: MARATÓ I MITJA DE L’ARDENYA MATXACUCA

MI PRIMERA ULTRA: MARATÓ I MITJA DE L’ARDENYA MATXACUCA

Hacia tiempo que no me planteaba un reto serio, pero la verdad, es que este año 2016 ha sido tan especial que me gustaría cerrarlo con broche de oro. Un último deseo, Marató i Mitja de l’Ardenya, un sueño hecho realidad: iniciarme en la ultradistancia.

No tengo nada pensado, excepto seguir entrenando y seguir dando lo mejor de mí, dentro de mi equilibrio. No voy a perder el norte, ni dejar que el cúmulo de Kms se transforme en una pesadilla ni para mí, ni para mi familia. Voy a provar, a ver qué se siente al pasar los 45Km (mi distancia límite), sentir qué pasa con mi cuerpo, qué pasa con mi mente y disfrutar.

Voy a disfrutar de la preparación logística, de los entrenos y de mi pareja y mis amigas del team Les Nenes Trail. Sí, porque todos ellos me apoyan en esta nueva proeza que tendrá lugar este sábado 10 de diciembre de 2016. Que sea lo que Dios quiera, que de la preparación y planificación ya nos ocupamos los mortales.

Siempre cumpliendo sueños. ¡Va por ti!

A por la próxima aventura Romànic Extrem: 42K de pura montaña

DSC_4622

A por la próxima aventura Romànic Extrem: 42K de pura montaña

Empieza mi cuenta atrás personal. 5 semanas de pura dedicación, sacrificio, entrenamientos y diversión. Comienza el juego y pienso darlo todo, pienso dejarme la piel, en cada latido, en cada gota de sudor y en cada lágrima de dolor que surja por el camino. Sólo pensarlo me entran unas ganas terribles de estar bajo el arco de salida, con todo el apoyo de los míos, como siempre, y con la cabeza y las piernas a punto para hacer lo más maravilloso que he hecho jamás: correr por montaña.

Hace tan sólo un año que corro por montaña (¡tan sólo un año!) y en mis piernas llevo ya una buena kilometrada de caminos, de pista, de alta montaña y unos cuantos Kms de desnivel… Y no pienso dejarlo. ¡Dios mío! Mientras las piernas y la cabeza tiren pienso hacer tantos caminos como pueda, quiero recorrer cada lugar, reseguir cada horizonte y conquistar tantas cimas como mi imaginación anhele. Quiero sentir el viento fuerte en mi cara, aquel viento que te ensordece los sentidos, quiero mojarme la cara con la brisa gélida de las cimas y tostarme al sol con la magia de sus rayos a primera línia de montaña. Quiero correr para divertirme, para sentirme viva y disfrutar con los míos. Quiero conquistar las cumbres, pararme, sentarme y disfrutar del paisaje, mirar atrás y sentirme orgullosa por el camino recorrido y; sobretodo, quiero sentir el silencio, ése tan absoluto y sincero, ése que sólo llevamos dentro de nuestra alma, ese silencio sepulcral que es mi regalo más preciado cuando llegas a la cima. Y sentir que tocas el cielo con la yema de los dedos, sentirte libre y disfrutar de la libertad que te devuelve la montaña

Quedan 5 semanas para mi gran reto, 42K 2060+D = Romanic Extrem, Vall de Bianya, ¡Allí estaré!

Vamooooos #gasaqui #ostia

>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>

Cap a la propera aventura Romànic Extrem: 42K de pura Muntanya

Comença el meu compte enrere personal. 5 setmanes de pura dedicació, sacrifici, entrenaments i diversió. Comença el joc i penso donar-ho tot, penso deixar-me la pell, en cada batec, en cada gota de suor i en cada llàgrima de dolor que sorgeixi pel camí. Només de pensar-hi m’entren unes ganes terribles de ser a la línia de sortida, recolzada pels meus, com sempre, i amb el cap i les cames a punt per fer el més bonic que he fet mai: córrer per muntanya.

Fa 1 any que corro per muntanya (només 1 any!) i a les cames ja porto una bona kilometrada de corriols, de pista, d’alta muntanya i uns quants kms de desnivell… I no penso deixar-ho. Déu meu, mentre les cames i el cap tirin penso fer tants camins com pugui, vull recórrer cada indret, resseguir tots els horitzons i tocar tots els cims que la meva imaginació vulgui. Vull sentir el vent fort a la cara, aquell vent que no et deixa sentir, vull mullar-me la cara amb la brisa gèlida dels cims, i torrar-me al sol amb la màgia dels seus rajos a primera línia arran de muntanya. Vull córrer per divertir-me, per sentir-me vital, per redescobrir-me i per gaudir amb els meus. Vull arribar al cim, aturar-me, asseure i gaudir del paisatge, mirar enrere i disfrutar del camí recorregut; i sobretot, vull sentir el silenci, el més absolut i sincer, aquell que només està dins de la nostra ànima, aquell silenci de sepulcre que és el regal més preuat quan fas cim. I sentir que toques el cel amb les puntes dels dits, sentir-te lliure i disfrutar de la llibertat que et retorna la muntanya.

Queden 5 setmanes pel meu gran repte, 42K 2060D+ = Romànic Extrem, Vall de Bianya, allà hi seré!

Vamooooossss #gasaqui #ostia