SUPERA TUS MIEDOS Y DISFRUTA DE LA VIDA

SUPERA TUS MIEDOS Y DISFRUTA DE LA VIDA

Cuando la vida te suelte a su merced, aférrate a ella. ámala y disfrútala. y nunca dejes que el miedo te paralice, que nunca te domine, obligándote a dejar de ser tu. SUPERA TUS MIEDOS Y DISFRUTA DE LA VIDA

Pues resulta que de esto se trata la vida. De disfrutarla al máximo, de no dejar pasar ninguna oportunidad que realmente nos mueva y sentir la vida por cada poro de nuestra piel, en cada latido de nuestro corazón… Sentir que tienes sangre recorriendo tus venas y emocionarte simplemente notando que respiras y que estás viv@.

La vida son momentos. La vida eres tú. La vida es lo que sientes, lo que dices y, sobretodo, lo que callas. Tú eres vida y como tal eres espontáneo, fuerte, valiente, vibrante, amoroso y lleno de energía.

Y cuando tienes miedo, cuando te bloqueas, cuando no fluyes con la energía de la vida, entonces estás cerca de la muerte. No vives, sólo sufres, sólo paras y obstruyes esa emoción que nace en ti, la callas, por miedo. El miedo te mata. El miedo paraliza la vida que hay dentro de ti. Huye del miedo. Véncelo. Enfréntate a él. Míralo a la cara y dile: “Hoy no vas a poder conmigo”. Y hazlo. Haz lo que te dicta el corazón, hazlo con fuerzas, hazlo con amor, hazlo con ganas… De esas que te salen de dentro y que te cubren con el manto de la emoción.

Vive tu vida. Vive con orgullo, con tesón, con fuerza. Vive como nunca antes habías imaginado y cuando tengas miedo, respira y sigue adelante. Este es el camino que elegiste y está diseñado para ti, así que todo irá bien. Todo lo bien que tu quieras…

¡Move on the flow y vive!

SUPERA TUS MIEDOS Y DISFRUTA DE LA VIDA

 

5 RAZONES PARA CREER QUE EL YOGA ES PARA CORREDORES

5 RAZONES PARA CREER QUE EL YOGA ES PARA CORREDORES

5 RAZONES PARA CREER QUE EL YOGA ES PARA CORREDORES – Foto: Oriol Batista Fotògraf

5 RAZONES PARA CREER QUE EL YOGA ES PARA CORREDORES

Nunca me había planteado que hacer yoga fuera un entrenamiento que mejorara el rendimiento a los que corremos. Entiendo que para mejorar los tiempos hay que trabajar en diferentes disciplinas: fuerza, resistencia, velocidad… ¿Pero el yoga en qué me ayudará si soy corredor?

Aquí 5 razones para creer que el yoga está hecho para ti.

  1. Con la práctica del yoga liberas tensiones de los músculos y eso hace que evites lesiones. Está comprobado que cuanta más presión sufren nuestros músculos y no los liberemos (estirándolos, masajeándolos, …), más propensos seremos a sufrir todo tipo de lesiones.
  2. Mejora la consciencia en la respiración y esto te ayuda a aplicarlo en tu vida, cuando corres pero también cuando te enfrentas a situaciones estresantes. La respiración es muy poderosa.
  3. Aumenta tu capacidad de aguantar el dolor, de disolverlo y trascenderlo. Cada postura en yoga tiene un límite que mediante la práctica se va disolviendo. Este límite físico a veces también aparece de forma mental cuando afrontamos demasiados kilómetros, yoga te ayuda a enfrentarte a ellas y superarlas con éxito.
  4. Trabajas el core de tu cuerpo y con ello aumentas la tonificación del mismo y, sí, te pones más fuerte. Y esto es lo que queremos todos, estar Fuertes para poder rendir mejor. El core son los músculos del cuerpo que te ayudan a mantener el equilibrio, a sentirte ágil y a verte bien (y poder subir con ligereza las colinas). No dudes de la importancia de trabajarlos de forma consciente y correcta.
  5. Tus articulaciones reciben irrigaciones de sangre nueva que aporta beneficios a los órganos, a los músculos y a las articulaciones. Ayuda a embellecer tu cuerpo interior, a devolver la juventud a tus órganos, tus músculos y todas tus articulaciones. ¡Músculos más flexibles!

Y estas 5 razones expuestas, para nosotros, los corredores, se traduce en flexibilidad, equilibrio y coordinación. Un cuerpo más sano, más mimado, más joven, más fuerte para que nos siga aguantando muchos kilómetros más.

¿Te animas a poner un poco de yoga en tu vida de corredor?

NOTA: Puedes iniciarte al yoga en casa siguiendo esta sencilla tabla de asanas/posturas que en conjunto se denominan: el saludo al sol. Repeticiones de 3 veces por cada pierna, total de 6.

El descanso del guerrero: descansar para salir corriendo

El descanso del guerrero

El descanso del guerrero

El descanso del guerrero: descansar para salir corriendo

El descanso del guerreo es el descanso merecido que todos debemos tener después de una lucha que te lleva a tus límites, te deja sobrepasarlos y acabas exhausto no sólo físicamente sino también de cabeza y de corazón.

Reconozco que odio descansar, simplemente no sé estarme quieta sin hacer nada; pero esta vez, os lo juro, lo necesitaba. Necesitaba evadirme de la presión, de los entrenos, de los tiempos, de los ritmos, de los entrenos de fuerza, de las agujetas y de todo todo, todo lo que tuviera que ver con entrenar. Me ha costado un montón mantener mi vida ocupada con otras tareas como la de pasear, descansar, salir a cenar, tomar algo con amigas. Pero de nuevo lo he conseguido y para hacerlo más divertido (ya que las cosas fáciles no me gustan) he aprovechado el descanso para iniciar una dieta DETOX. Otra forma de entrenar la mente y el estómago, de deshacerte de viejos hábitos para poder zanjar una etapa e iniciar con la primavera una nueva etapa llena de energía, fuerza, positivismo y buen humor. Y si puede ser con unos Kilitos menos mejor que nos irá bien para subir montañas.

Han pasado ya varios días y, por fin, hoy he vuelto a salir a correr. He trotado lo justo, 6Km llanos por un recorrido familiar, cerca de casa y me he notado bien, pesada y lenta pero en forma. ¡Bien! No llevaba ni 1 Km cuando una voz me saludaba desde un coche, un amigo runner, un grande para mí, amigo y compañero de Kms, un loco del asfalto… ¡Qué ilusión más bonita! Qué subidón de energía es cuando sales a entrenar y saludas a esas personas que te entienden y que comparten contigo sudores, retos y Kms. A mitad del recorrido, mi hermano. ¡Qué grande mi hermano! Me saludaba desde el coche animándome a ir más rápido, como si pudiera. Más chute de energía para llevarme a las piernas, compañeros de equipo que hacen series a 3’30” a lo lejos, no me ven pero me los imagino corriendo con ellos, sonrío. ¡Grandes! Y con toda esa positividad acabo la ruta, noto dolores: tibia, rodillas… Lo normal. Llego a casa estiramientos y ducha final.

Me derrito por sentir de nuevo el tacto de mis zapatillas, el impacto de ellas contra el asfalto, y mi ciudad preferida de decorado especial. Me derrito por volver a coger ritmo y disfrutar corriendo y observar las caras de los demás corredores y emocionarme con sus gestos. ¡Qué grande es correr! ¡Y qué importante descansar para salir corriendo!