Disfrutar es el mayor desafío. Romanic Extrem: la carrera con alma.

Pic by Oriol Batista

Recta final, el arco de meta al fondo, la animación y el speaker a tope. Miro atrás, ella aún está lejos. Paro. Respiro. Me agacho en sentadilla profunda para comprobar el nivel de rigidez de mi cuerpo tras 3 horas de trailrunning. Todo Ok, no hay rampas ni dolores. Una sonrisa se dibuja en mi cara. Animo a los demás corredores y entonces aparece Emma. La animo y hacemos los últimos metros que nos separan de meta juntas.

Sigue leyendo

Las familias que nos animan

La familia que anima

La familia que animan

Las familias que nos animan

A nuestras familas: esas personas que siempre están ahí En nuestras vidas emprenderemos miles de retos, abriremos cientos de cajas de ilusiones, tendremos muchos sueños por cumplir y podremos celebrarlo con quienes de verdad nos aman sin condición alguna, nuestra familia. Ellos son los elegidos, los que siempre velarán por nuestra felicidad estén más o menos dentro de nuestras vidas, siempre van a ocupar ese rincón de nuestros corazones que nos darán el empuje cuando las fuerzas fallen en mitad de algún camino que nos lleve a una de las miles de cimas por conquistar con esos desgarradores desniveles que intentan trincharnos los sueños sin conseguirlo. Ellos son los que de verdad saben quién eres y cómo eres, los que te devuelven al inicio y el final dentro de ti. Son los culpables de tus sonrisas, de tus enfados, de tus alegrías y de tus tristezas; pero son esas personas que siempre están ahí y que cuando todo sale mal, te recuerdan que siguen ahí, que te apoyarán, que te devolverán parte de ti mismo cuando te pierdas y te harán saber, por si a caso se te olvida, que eres especial, que sigues siendo parte de algo importante, sigues formando parte de una familia que sigue creyendo en ti, aunque tú no lo hagas. Por todas esas familias que se lo curran, que nos vienen a ver a la meta, que nos siguen en nuestras carreras, que nos alientan en los entrenos, que nos esperan en los avituallamientos, que nos cuidan y que siempre, siempre, confían en nosotros. ¡Mil gracias por ser y estar, sin vosotros nuestros retos no tendrían el mismo sentido!