LO QUE NADIE TE CUENTA SOBRE CORRER

LO QUE NADIE TE CUENTA SOBRE CORRER

¡Qué bien que os haya gustado mi post anterior! Hay que echarle un poco de humor a la vida y tomárnosla menos en serio porque sólo estamos de paso. Aquí no se va a quedar ni el Tato. Pues eso, que una que arranca, le da el subidón, subidón y no para. Así que aquí va otra de mis reflexiones…

Lo que nadie te cuenta sobre correr. ¡Ja! Siempre decimos que maravilloso es correr, cuando nos desconecta, cuánta paz nos aporta. ¡Yep! Y una servidora la primera en alabar la magia de correr en muchos de mis posts y lo que correr me ha enseñado.

Pero después de pasar más de 5 años de mi vida corriendo. Que no te engañen. Correr no es tan bonito. Pues como que ni lo bueno es tan bueno ni lo malo tan malo. ¿No?

– Nadie te va a decir que es caro. Y joder si lo es.

Unas bambas bien valen 100 pavos mínimo (bueno va, si las pillas de otra temporada y por amazon, salen más baratas), las mallas, las camiseta, el cortavientos…

Ya. Todo empezamos con cosas del Decathlon; pero que no te engañen no pareces un runner auténtico si no luces esas marcas que nos meten entre ceja y ceja día sí y día también: salomon, nike, , salomon, salomon… Y unas zapas salomon valen más de 100 pavos.

– Luego están los accesorios: maletas, cinturones, viseras, gorras, manguitos… Y que cada cosa vale 1 pico. Sobretodo la maleta que al final cogemos la Slab esa tan chula que lleva el super Killian… ¿NO? Que ya que me los gasto…

– Luego están las carreras, que valen un riñónporque claro, al principio haces las de “pan con tomate” del barrio pero a medida que te flipas subes el listón y cuando subes el listón pagas más. Y punto.

Se vee que en el tema de correr también pagar más es sinónimo de más calidad o eso se empeñan en hacernos creer. Y esto vale tanto si te flipas en la montaña como si se te va la pinza con el asfalto. La Maratón de Nueva York por ejemplo son mínimo 300 pavitos así del ala porque sí.

Hay más cosas: los suplementos: vitaminas, antiinflamatorios, geles, protectores de estómago, isotónicas, barritas energéticas, batidos recuperadores post-carrera, pasteles pre-carrera, energy shots y podría no dejar de nombrar chorradas y chorraditas traducidas en un pastizal para encima intoxicarte y llenarte tus intestinos de residuos y tóxicos (ese ya es otro tema a tratar más de wildlife).

– Y luego están las p… lesiones. Las sobre cargas y cómo mediarlo: pues que si el fisio 1 vez al mes, que si el electro estimulador de masajes de última generación, que si las infiltraciones, el podólogo, la nutricionista, el preparador físico y un montón de profesionales más que se friegan las manos cuando decides salir a correr y entrenar para algún reto.

– ¡Yep! Que no me olvide los seguros y las federaciones. ¡Sí! Eso también corre a cuenta de una misma y las equipaciones del Club. ¿Cómo no vas a correr en un Club? Eso mola porque te juntas con más locos como tu y frikeais juntos a la par que movéis el culo del sofá.

– Y cuando formas parte de un Club luego vienen las cenas. Las comilonas, los desayunos post-entreno, los amigos invisibles y sí, se te acumula faena porque se dispara el presupuesto.
Correr es barato dicen…

¡Ja! NO se lo creen ni ellos, ni yo, ni nadie. Correr mola sí pero no, no es barato, ni por asomo.

Ale, ya lo he dicho. Que paséis una feliz semana.