LA TRAIL COSTA BRAVA: VISTAS Y «PIQUE» ASEGURADOS

FOTO DE FERRAN SOLER

Un año más he tenido el enorme placer de correr en la Trail Costa Brava. Una carrera de 23 Km dónde las vistas y la montaña estaban aseguradas. Un recorrido bonito y auténtico, muy mediterráneo, muy Costa Brava con un tiempo que ha acompañado incluso a algún extraordinario bañito.

Para mí siempre es un lujazo descubrir senderos y rincones nuevos de casa. Y es lo que pasa cuando te pones en manos de Klassmark. Se las ingenian para llevarnos a lugares magníficos y fantásticos corriendo. Y además con unos paisajes con gran encanto. Como no podría ser igual en nuestra Costa Brava.

Este año, lejos de la turbulenta pasada edición, el tiempo nos ha respetado. Nuestra Costa Brava ha querido que la disfrutáramos como es ella, tranquila, llena de luz, paz y calma. Ha sido una carrera calurosa pero preciosa dónde hemos podido disfrutar corriendo por la montaña y por el mar. El calor hizo mella sí, en todos los corredores pero saber que tienes el resguardo del mar al lado ayuda. Es como esa mamá amorosa que te acompaña en cada tramo y te anima. La ves allí y sabes que no estás sola y que siempre estás acompañada. Así es más fácil.

Este año ha habido pique. Sí, pique del sano porque es lo que pasa cuando corres en casa. Si tienes la gran suerte de correr con un equipo que más que nada es una GRAN FAMILIA (Les Nenes Trail) y con los que puedes disfrutar y compartir el deporte que amas, todo acaba cogiendo un rollo diferente.

En la Trail Costa Brava hemos bailado para calentar, hemos postureado de lo lindo en el photocall, llamando la atención y haciéndonos ver… ¡Qué nos gusta un cachondeo! Y bajo el arco de salida, los primeros piques… ¡Qué nos gusta!

Unos que corren que se las pelan al principio y que petan a los 10K ¡Toma! Otros que acompañan a los que no tiran hoy, otras que se veen fuertes y bajan más tiempo del que creían que harían y las que se acompañan cual angelitos de mar, corriendo, riendo y disfrutando al máximo.

Yo, en esta edición, he disfrutado corriendo. He ganado a mi compi de fatigas y le he devuelto la pelota de la última carrera, en la que me dejó en la estacada a escasos metros de la llegada. La Trail Costa Brava le ha puesto en su sitio, el calor y el recorrido rompe-piernas han hecho estragos en todos. Y esta vez, a mí me han hecho sentir valiente y fuerte. Así que más feliz que una perdiz he llegado a meta saltando y brincando sin quejarme de los roces y las molestias de pies, entrepierna y sobaco… Eso se cura con los días…

Mi corazón hoy, late más bravo y feliz. Thanks to Costa Brava. Nos vemos el año que viene…

Pic by Everyone