FIN DE SEMANA DE ALTA MONTAÑA

FIN DE SEMANA DE ALTA MONTAÑA

FIN DE SEMANA DE ALTA MONTAÑA

Este fin de semana, después de muchos findes de trabajo, de estudio y de no parar… Me lo he regalado. Un fin de semana de montaña. Un día precioso (entre nubes y amagos de tormenta eléctrica en la cumbre) de Alta montaña para recordarme, de nuevo, por qué me apasiona tantísimo este deporte: trailrunning.

El Puigmal es una montaña a 2.900 metros de altitud que nos regala unos paisajes abruptos y técnicos con unas vistas del Pirineu Catalán precioso. Una vez arriba puedes enfocar la bajada hacia la Vall de Núria para mí una combinación preciosa, fácil y divertida. Adoro este rinconcito del Pirineu. Adoro todos los recuerdos que me inundan cada vez que corro por sus senderos, atravieso sus valles y me adentro entre sus bosques.

Amo cómo me hace sentir esta montaña por su dureza en la subida, pero también por su diversión en la bajada y el respeto que siempre me inunda saber que estoy a merced de la más grande. Porque la montaña hay que conocerla pero también respetarla. Te lo da todo y te lo arrebata en cuestión de segundos y éso también la hace especial y única.

Correr por encima de los 1.000 metros de altitud me limpia, por dentro, por fuera y sobretodo a nivel emocional. Me hacer ver quién soy y qué hago allí, cual es mi camino, cuales son mis inquietudes vitales y me re conecta a mi única esencia. ¡Qué fuerza tienen las montañas! ¡Qué fuerza lleva el Pirineu dentro de sus paisajes! ¡Qué país más bonito que tenemos! ¡Qué feliz me hace correr y disfrutar de esta grandeza que nos regala la naturaleza!

Así que con las pilas cargadas y el culo cubierto de agujetas, empiezo este lunes con energía.

¿Qué tal tu fin de semana?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *