EL PINO MEJORA TU RENDIMIENTO

EL PINO MEJORA TU RENDIMIENTO

EL PINO MEJORA TU RENDIMIENTO foto ORIOL BATISTA FOTÒGRAF

 

EL PINO MEJORA TU RENDIMIENTO

¿Sabías que hacer el pino te ayuda a mejorar tu rendimiento deportivo? Sirshana o como lo conocemos de toda la vida, el pino es una asana de yoga de las difíciles pero con múltiples beneficios para los corredores y deportista en general. En la actualidad, cada vez más deportistas de élite (futbolistas, atletas…) optan por las inversiones para liberar tensiones en el cuerpo y mejorar la calidad del músculo así como sus propiedades para prevenir las temidas lesiones. Yo aún no la domino del todo, pero la practico cada día.

Esta postura te ayuda a fortalecer los hombros, brazos, las muñecas y la parte superior de la espalda. Ayuda a controlar tu cuerpo y mantener el equilibrio así como a superar tu miedo. Al llegar más sangre al cerebro, nos sentimos con más energía y es una postura que favorece nuestra circulación y respiración, además  de crear espacios en la columna .

  • Fortalece hombros, brazos, muñecas.
  • Estira el estómago y muñecas con beneficios para el síndrome del túnel carpiano.
  • Depresión, calma la mente.
  • Sentido del equilibrio y armonía.
  • Armoniza procesos internos y los músculos del tronco y sus antagonistas.
  • Insomnio, problemas de circulación en la pierna, alivio de piernas cansadas.

Aunque también se le conocen contra indicaciones, así que hacerla si:

  • Existen lesiones de muñecas (síndrome del túnel carpiano), hombro y cuello.
  • Presión arterial alta, problemas coronarios.
  • Dolor de cabeza.
  • Menstruación.

¿Cómo hacerla?

Puedes empezar con los pies sobre la pared y probar con una pareja o en medio de la habitación gradualmente. Esta postura puede hacerse por 10 segundos e ir incrementando el tiempo por respiraciones hasta poder llegar a estar 1 minuto. Hay expertos que hacen inversiones por más de 20 minutos (no lo recomiendo para novatos, pero te animo a experimentar tu límite).

Desde Adho Mukh Svanasana pon las yemas de tus dedos ligeramente apartadas de la pared y abiertas, manos a la anchura de los hombros. Con firmeza envuelve los omóplatos contra tu espalda y tira de ellos hacia el cóccix. Rota hacia fuera los brazos manteniendo la armonía entre la zona pectoral y los músculos de la espalda ocupados en realizar esta asana. Presiona bien los dedos de las manos hacia el suelo.

Dobla una rodilla y levanta el pie hacia la pared manteniendo la otra activa y extendida. Sigue equilibrando la zona pectoral con la de la espalda ocupándote ahora de la los músculos profundos del núcleo abdominal para que te ayuden a despegar las caderas del suelo, levantando ambas piernas. Exhala cada vez que intentes elevarte, implica los músculos altos de la espalda y busca la forma en que el cuello se mantenga relajado.

Una vez invertido lleva el cóccix hacia tus talones, junta las piernas apretando una hacia la otra. Cada escuela tiene su versión en la colocación del cuello, desde curvado hasta mirando al centro de la habitación, lo importante es eliminar tensión.

Lleva ahora las piernas hacia el techo girando los muslos hacia dentro. Puedes hacer lo mismo con ayuda de otra persona o intentarlo en el centro de la habitación.

¡Añade esta postura a tu rutina diaria de estiramientos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *