TRAIL ROCACORBA 2019

FOTO DE ORIOL BATISTA FOTÒGRAF

TRAIL ROCACORBA 2019

Este ha sido mi sexto año consecutivo en el Trail Rocacorba, dónde me estrené en el Trail y en distancia hace ya unos años. Así, como de casualidad, me arriesgué a tomar parte de esta proeza y desde aquella primera edición para mí, ya siempre es una imprescindible en mi calendario personal.

Rocacorba es una montaña mágica, su fuerza especial me hace sentir en casa. Adoro esta montaña y su especial forma de llamarme salvajemente hacia ella y hacia que la recorra. Me hace sentir muy feliz, la adoro y adoro poder recorrer cada recoveco que esconde en sus entrañas. Y es que para mi vida esta montaña ha sido un punto de inflexión, un antes y un después que me ha abrigado el alma y me ha dado cobijo y amor. Así que es normal que haya duplicado año tras año sus 3 variantes. Ya he hecho 2 veces la Express, 2 veces la Trail y 2 veces la Maratón. Y ninguna como la primera. Está claro que cada edición es especial para mí porque la vivo cada una de una forma muy mágica. Pero las primeras veces son las que nunca olvidamos. Nunca había hecho nada igual y no sabía qué me encontraría así que salí por el arco de salida un poco asustada, con mucha cabeza y ganas de disfrutar a tope. Y lo hice. Disfruté como nunca, perdiéndome entre sus senderos, reconociendo sus rincones y empapándome de esa magia que desprende tan única y especial.. 
El pasado fin de semana fue mi sexta Trail Rocacorba. Esta vez volví a los orígenes y me puse de cabeza con la Trail. Subir y bajar y para casa. Y así fue. Disfrutada en la subida y padecida en la bajada pues el terreno era super técnico y la lluvia con el fango no ayudó nada. La inestabilidad del terreno me hizo caer unas cuantas veces y eso me llenó de respeto y me lo tomé con más calma. Acabé muy contenta por disfrutarla, sin dolores y sin problemas físicos. Lo único es que me dejé la zapa porque me la rompí con una raíz del suelo , así que me tocará renovarla… 

Por lo demás como siempre, mucha fiesta, mucha montaña, mucho hierro y mucho buen rollo. Sobre todo un ambiente de superación, de alegría, de nervios y en meta, mucho amor, lágrimas e ilusión por los retos conseguidos. Esta edición era especial para una amiga y compañera de fatigas y ése era mi único objetivo, verla llegar, verla triunfar y apoyarla, que la vida viene y va y las personas estamos aquí para ayudar a hacerla un poco más fácil y menos dura. 

Lluvia, fango, niebla y frío por doquier. En mi corazón solo luz y alegría.