EL PINO MEJORA TU RENDIMIENTO

EL PINO MEJORA TU RENDIMIENTO

EL PINO MEJORA TU RENDIMIENTO foto ORIOL BATISTA FOTÒGRAF

 

EL PINO MEJORA TU RENDIMIENTO

¿Sabías que hacer el pino te ayuda a mejorar tu rendimiento deportivo? Sirshana o como lo conocemos de toda la vida, el pino es una asana de yoga de las difíciles pero con múltiples beneficios para los corredores y deportista en general. En la actualidad, cada vez más deportistas de élite (futbolistas, atletas…) optan por las inversiones para liberar tensiones en el cuerpo y mejorar la calidad del músculo así como sus propiedades para prevenir las temidas lesiones. Yo aún no la domino del todo, pero la practico cada día.

Esta postura te ayuda a fortalecer los hombros, brazos, las muñecas y la parte superior de la espalda. Ayuda a controlar tu cuerpo y mantener el equilibrio así como a superar tu miedo. Al llegar más sangre al cerebro, nos sentimos con más energía y es una postura que favorece nuestra circulación y respiración, además  de crear espacios en la columna .

  • Fortalece hombros, brazos, muñecas.
  • Estira el estómago y muñecas con beneficios para el síndrome del túnel carpiano.
  • Depresión, calma la mente.
  • Sentido del equilibrio y armonía.
  • Armoniza procesos internos y los músculos del tronco y sus antagonistas.
  • Insomnio, problemas de circulación en la pierna, alivio de piernas cansadas.

Aunque también se le conocen contra indicaciones, así que hacerla si:

  • Existen lesiones de muñecas (síndrome del túnel carpiano), hombro y cuello.
  • Presión arterial alta, problemas coronarios.
  • Dolor de cabeza.
  • Menstruación.

¿Cómo hacerla?

Puedes empezar con los pies sobre la pared y probar con una pareja o en medio de la habitación gradualmente. Esta postura puede hacerse por 10 segundos e ir incrementando el tiempo por respiraciones hasta poder llegar a estar 1 minuto. Hay expertos que hacen inversiones por más de 20 minutos (no lo recomiendo para novatos, pero te animo a experimentar tu límite).

Desde Adho Mukh Svanasana pon las yemas de tus dedos ligeramente apartadas de la pared y abiertas, manos a la anchura de los hombros. Con firmeza envuelve los omóplatos contra tu espalda y tira de ellos hacia el cóccix. Rota hacia fuera los brazos manteniendo la armonía entre la zona pectoral y los músculos de la espalda ocupados en realizar esta asana. Presiona bien los dedos de las manos hacia el suelo.

Dobla una rodilla y levanta el pie hacia la pared manteniendo la otra activa y extendida. Sigue equilibrando la zona pectoral con la de la espalda ocupándote ahora de la los músculos profundos del núcleo abdominal para que te ayuden a despegar las caderas del suelo, levantando ambas piernas. Exhala cada vez que intentes elevarte, implica los músculos altos de la espalda y busca la forma en que el cuello se mantenga relajado.

Una vez invertido lleva el cóccix hacia tus talones, junta las piernas apretando una hacia la otra. Cada escuela tiene su versión en la colocación del cuello, desde curvado hasta mirando al centro de la habitación, lo importante es eliminar tensión.

Lleva ahora las piernas hacia el techo girando los muslos hacia dentro. Puedes hacer lo mismo con ayuda de otra persona o intentarlo en el centro de la habitación.

¡Añade esta postura a tu rutina diaria de estiramientos!

5 RAZONES PARA CREER QUE EL YOGA ES PARA CORREDORES

5 RAZONES PARA CREER QUE EL YOGA ES PARA CORREDORES

5 RAZONES PARA CREER QUE EL YOGA ES PARA CORREDORES – Foto: Oriol Batista Fotògraf

5 RAZONES PARA CREER QUE EL YOGA ES PARA CORREDORES

Nunca me había planteado que hacer yoga fuera un entrenamiento que mejorara el rendimiento a los que corremos. Entiendo que para mejorar los tiempos hay que trabajar en diferentes disciplinas: fuerza, resistencia, velocidad… ¿Pero el yoga en qué me ayudará si soy corredor?

Aquí 5 razones para creer que el yoga está hecho para ti.

  1. Con la práctica del yoga liberas tensiones de los músculos y eso hace que evites lesiones. Está comprobado que cuanta más presión sufren nuestros músculos y no los liberemos (estirándolos, masajeándolos, …), más propensos seremos a sufrir todo tipo de lesiones.
  2. Mejora la consciencia en la respiración y esto te ayuda a aplicarlo en tu vida, cuando corres pero también cuando te enfrentas a situaciones estresantes. La respiración es muy poderosa.
  3. Aumenta tu capacidad de aguantar el dolor, de disolverlo y trascenderlo. Cada postura en yoga tiene un límite que mediante la práctica se va disolviendo. Este límite físico a veces también aparece de forma mental cuando afrontamos demasiados kilómetros, yoga te ayuda a enfrentarte a ellas y superarlas con éxito.
  4. Trabajas el core de tu cuerpo y con ello aumentas la tonificación del mismo y, sí, te pones más fuerte. Y esto es lo que queremos todos, estar Fuertes para poder rendir mejor. El core son los músculos del cuerpo que te ayudan a mantener el equilibrio, a sentirte ágil y a verte bien (y poder subir con ligereza las colinas). No dudes de la importancia de trabajarlos de forma consciente y correcta.
  5. Tus articulaciones reciben irrigaciones de sangre nueva que aporta beneficios a los órganos, a los músculos y a las articulaciones. Ayuda a embellecer tu cuerpo interior, a devolver la juventud a tus órganos, tus músculos y todas tus articulaciones. ¡Músculos más flexibles!

Y estas 5 razones expuestas, para nosotros, los corredores, se traduce en flexibilidad, equilibrio y coordinación. Un cuerpo más sano, más mimado, más joven, más fuerte para que nos siga aguantando muchos kilómetros más.

¿Te animas a poner un poco de yoga en tu vida de corredor?

NOTA: Puedes iniciarte al yoga en casa siguiendo esta sencilla tabla de asanas/posturas que en conjunto se denominan: el saludo al sol. Repeticiones de 3 veces por cada pierna, total de 6.

100 metros

100 METROS

100 metros puede ser lo que te separe la gloria de la miseria. 100 metros pueden ser un reto importante o la distancia más difícil de los 42 previos que componen los 42,150 de una maratón.

100 metros es una película de Filmax dirigida por Marcel Barrena e interpretada por Dani Rovira, Karra Elejalde, Alexandra Jiménez, Maria de Medeiros, Clara Segura, David Verdaguer, Bruno Bergonzini, Alba Ribas, Marc Balaguer, Andrés Velencoso.

Independientemente de las críticas de esta película que por lo visto son muy dispares aunque atacan mucho al fondo comercial de la misma y a la forma sutil de hacer que Dani Rovira inicie un próximo cambio de registro para dejar de ser el actor cómico al que nos tiene acostumbrados para pasar al drama; a pesar de ellas, nos encantó. Hacía tiempo que no íbamos al cine y nos pareció una buena película para volver.

Os recomiendo que la vayáis a ver, sólo para que os quedéis con el transfondo de la historia de superación basada en hechos reales, la vida de Ramón Arroyo, dónde rendirse no es una opción. La idea de la película es dar a conocer la esclerosis múltiple tal y como es, para muchos aun una enfermedad desconocida. Y sobretodo enseña que el deporte aumenta la calidad de vida de cualquier tipo de enfermedad. No vas a curarla pero tienes que aprender a bailar con ella.

¡Increible, admirable, sublime!

Os dejo la sinopsis oficial de la película:

Ramón, padre de familia, vive para el trabajo hasta que su cuerpo empieza a fallar. Diagnosticado de esclerosis múltiple, todos los pronósticos parecen indicar que en un año no será capaz de caminar ni 100 metros. Ramón decide plantarle cara a la vida participando en la prueba deportiva más dura del planeta. Con la ayuda de su mujer y el gruñón de su suegro, Ramón inicia un peculiar entrenamiento en el que luchará contra sus limitaciones, demostrándole al mundo que rendirse nunca es una opción.

Os animo a que vayáis a verla y que el mensaje de superación que hay de transfondo, anide en vuestros corazones y brote para devolver la esperanza a todo el mundo, hay muchos que intoxicados por esta locura de sociedad la han perdido.

Meditar y correr

 

meditar y correr

Meditar y correr: diferentes disciplinas, mismo objetivo

Meditar está de moda, no sólo porque sea algo que obedece la era NEW AGE tan comercial sino porque sus beneficios son algo medibles y por muy de moda que sea, los resultados están ahí corroborando los miles de seguidores fervientes que cada vez se unen más al estilo de vida “slow” con momentos zen de introspección como lo es meditar.

Acudí hará algunos meses a un retiro de vippasana. La vippasana es meditación en su base más sencilla y básica, sentarse en flor de loto y respirar, observando tu cuerpo, observando el dolor y dejando que todo fluya en ti. La cabeza es la primera fiera salvaje que salta a la yugular para hacerte parar en el minuto 1 y así durante cada uno de los minutos siguientes hasta que acabas la meditación. Si controlas la mente, si dejas fluir los pensamientos y te centras en respirar y soltar, entonces es un placer para los sentidos. Y así sin más te vuelves adicta a esta sensación y te preguntas cómo puedes encarar tu vida sin esta ayuda. Los maestros como Sr. Goenka que impartió esta disciplina desinteresadamente a multitud de discípulos, aseguran que la meditación vippasana es una herramienta que te ayuda a encontrar la alegría de vivir. Para mí, que te enfrenta a ti mismo, a tus miedos y a tu dolor físico y mental. Rompes esas barreras, superas esos dolores y descubres que no existen, que no hay dolor detrás del dolor, que sólo es un juego de la mente. I de esta manera, encuentras un espacio de paz para ti.

Igualmente comparable a estas emociones y a estas maneras es para mí y para cualquier corredor, salir a correr. Correr requiere concentración mindfulness (atención plena al momento presente) y requiere mucha concentración en la respiración y cómo no, tienes que superar las barreras de la mente, los dolores, los límites que te va marcando a cada paso, trascenderlo, dejarlo fluir y así marchará. Podéis ver mi experiencia en la Maratón de Roma dónde hablo exactamente de eso al hablar del “muro”.

En el retiro, frente al facilitador expresé que lo que yo sentía meditando en la sala y lo que yo sentía corriendo una maratón era tan similar, había de trasfondo un aprendizaje tan grande entre la respiración, el control de las emociones y el control de la mente (sobre todo para con el dolor); y llegamos a una visión muy completa sobre el paralelismo entre correr y meditar. Técnicas igual de válidas para un mismo resultado, calmar la mente y el espíritu.

Intento practicar ambas, salgo a correr por las mañanas y por las tardes, y antes de ir a dormir, me guardo 30 minutos para respirar y meditar sin música, sin distracciones, a solas mi mente y yo, y cada día mi corazón me lo agradece más. ¿Te animas a probarlo?

PERSEVERANCIA – ESFUERZO – EQUILIBRIO: CLAVES DEL ÉXITO

PERSEVERANCIA, ESFUERZO, EQUILIBRIO

PERSEVERANCIA, ESFUERZO, EQUILIBRIO

 

PERSEVERANCIA – ESFUERZO – EQUILIBRIO: claves del éxito

Aprendí a ser perseverante cada mañana a las 6.00h de la mañana, cuando salía de la cama para ponerme las deportivas y salir a correr. El sol recién salía cuando hacía cima en Sant Miquel, y luego, mientras bajaba satisfecha me premiaba con su presencia solemne que lo irradia todo. Aprendí que la perseverancia no es más que la lucha diaria contra uno mismo, contra tus miedos, tus perezas y tus comodidades. Ser perseverante es caerse y levantarse mil veces, tan sólo mirando las heridas, curándolas y jurándote a ti misma que la próxima vez serás mejor. La perseverancia me ha llevado por un camino de esfuerzo, sufrimiento y satisfacción plena. Me ha puesto delante de mí un espejo y me he visto reflejada en mi máxima expresión y me ha encantado lo que he visto. Cada día, cuando la perseverancia dirige el rumbo de mi barco cual vela extendida, me miro y me prometo que HOY seré la mejor versión de mí misma.

El esfuerzo ha pulido la máquina de mi cuerpo. Con cada entreno, cada reto, cada serie… He dado el máximo de mí misma, he reflexionado sobre los errores y he mejorado de forma gradual cada uno de mis puntos flojos. He aprendido a ser ordenada, disciplinada, constante y flexible. He reconocido mis debilidades y con amor y cariño hacia mí misma he intentado sortearlas, mejorándolas o aceptándolas tal y como son. A veces, simplemente la aceptación de una realidad la modifica, la transforma y se convierte en una nueva, diferente.

El equilibrio es muy amplio. Hay que comer de forma equilibrada (sin extremos y siempre escuchando a tu cuerpo), hay que entrenar equilibradamente: entrenos duros, salidas divertidas, series extenuantes, descansos, estiramientos, descansos… Deberíamos, además, poseer emociones equilibradas: ni euforia, ni pesimismo, ni rabia, ni odio… El equilibrio emocional, huir de los altos y bajos, ayuda a céntrate en ti y en lo que deseas con fervor y disfrutar de ello. Equilibrio es aceptar, rendirte y disfrutar del “flow” que te ofrece esa emoción que se siente cuando te dejas llevar. Y si lo que hay en tu vida, en tus emociones, en ti misma, no te gusta, no conecta con lo que deseas para ti, no te ofrece el equilibrio que necesitas. ¡PARA! Descubre qué tienes que hacer para conseguirlo y atrévete a mover las fichas que te devuelvan la PAZ del equilibrio.

 El éxito para asumir cualquier reto depende de ti. No sólo es entrenar, estar fuerte, tener una genética genial, comer bien, hacer series, ser rápida y llevar esas ropas que anuncian los y las pros. El éxito para conseguir lo que deseas está en ti, en la forma que encaras ese nuevo reto, la magia que desprendes mientras lo conquistas y, al acabar, disfrutar del placer de haber hecho aquello por lo que creías que no serías capaz. Y volver al equilibrio: mimarte y bendecirte a ti misma por la proeza conseguida.

 No soy ni rápida, ni fuerte, ni tengo una gran genética, ni tengo demasiado tiempo para entrenar… Pero nunca me rindo y ésa, es la única clave del éxito; seguir luchando siempre, hasta conseguir estar en el punto exacto que imaginaste.