Training camp: el poder femenino

Foto Josep M. Montaner

Nunca había ido a un Training Camp. Sí había hecho retiros deportivos, o vippasana o viajes en los que sólo importa correr y comer. La verdad es que cada una de esas experiencias que he vivido me han nutrido el alma de una forma espectacular. Esta vez no ha sido diferente. Digamos que Espinavell me ha robado un poquito el corazón y las mujeres (cada una diferente y con sus cosas) ésas me lo han robado más. Gracias Domini d’Isards por hacerlo posible.

Sigue leyendo