CORRER ERA EL PRINCIPIO DE TODO

Corriendo en Italia

Quién iba a decirme a mí, que calzarme las bambas y salir a correr iba a devolverme la libertad y la esperanza de volver a tomar las riendas de mi vida. Aunque estaba escrito en las estrellas que mi forma de desahogarme frente al estrés y a mi incapacidad de estar quieta y escuchar la cascada de emociones que llevo dentro, era correr. Yo no lo sabía.

Sigue leyendo