2ª CURSA DE LA DONA DE MUNTANYA

2ª CURSA DE LA DONA DE MUNTANYA 2018

La solidaridad no tiene edad, tampoco entiende de clases. Sólo entiende de alegría, fuerza y buenos momentos porque los duros se pasan mejor cuando más positividad se transmite y se eleva.
Ayer fue la 2ª edición de una de las carreras más auténticas, sinceras y solidarias que conozco; por dentro y por fuera. La cursa de la Dona de Muntanya que se lleva a cabo en Sant Gregori, Girona.

Las mujeres somos, sin lugar a dudas, poderosas, fuertes, duras, mágicas y cuando nos unimos el empoderamiento es total. Y como nos encantan esos hombres que nos acompañan (aceptando un segundo lplano), permitiéndonos ser las protagonistas por un día. Hay personas que nos han tachado a la Organización de la Carrera (de la cual soy integrante) de discriminadores. Lo entiendo. Es una discriminación positiva. No es que no queramos que vengan hombres a nuestra carrera. Queremos que no nos roben el protagonismo, que nuestras mujeres se empoderen de su vida, de su deporte y del amor por ellas mismas y por sus amigas en un bonito día en el que el verdadero trasfondo no somos nosotras sino la enfermedad a la que le debemos respeto, valentía y fuerza.

Así que me siento orgullosa de haber formado parte, un año más, de este maravilloso evento que me ha hecho vibrar, me ha hecho sentirme útil y sobre todo me ha hecha entender una vez más que la unión hace la fuerza y que pese a los imprevisto, la vida es mejor cuando tienes con quien batallar. ¡Qué afortunadas somos! Rodeadas de amigos, amigas, parejas, familia que nos apoyan, nos aman y nos devuelven esa fuerza para seguir adelante con cualquier cosa que nos propongamos.

Un año más gracias a todos los que han luchado para que saliera perfecto. A los que han hecho que pudiéramos hacer realidad este proyecto y a todas las participantes con maridos e hijos que han entendido y respetado el sentido real de esta maravillosa aventura que no cesa y año tras año se hace más grande, más fuerte e invencible. No nos pararán porque mientras haya amor, siempre tendremos esperanza.

Hasta el año que viene chicas… Más y mejor seguro…