NO CUMPLO AÑOS, CUMPLO SUEÑOS

NO CUMPLO AÑOS, CUMPLO SUEÑOS

No cumplo años, cumplo sueños –  Foto: Oriol Batista Fotògraf

NO CUMPLO AÑOS, CUMPLO SUEÑOS

Este año no voy a cumplir un año más. Simplemente sigo mi dulce camino de vida continuando (afortunadamente para mí) con la tarea de seguir haciendo realidad mis sueños.

Soy feliz. No cumplo años, cumplo sueños. Eso me hace feliz.

Mi vida es de ensueño. Y la disfruto segundo a segundo con las persones que desean fervientemente hacerlo conmigo. Doy gracias a todos los que se han alejado, a las personas que decidieron partir de mi vida. Porque su ausencia, ése vacío que dejaron, se ha llenado de tanto amor, de personas tan maravillosas y de momentos tan auténticos y tan únicos que no creía que podría ser de otro modo.

Este fin de semana no cumplo años, cumplo sueños y no celebro que me hago mayor. Esta vez, amigos míos, permitidme celebrar que he cogido las riendas de mi vida. Una vez más, cuando el carro estaba medio perdido, he reunido coraje y fuerza para abrir un nuevo camino que se adapte a mis necesidades y que me ayude a seguir mejorando poco a poco…

Este fin de semana celebro que la vida está llena de cambios. Que vivimos en constante evolución y que el cambio dentro de uno mismo es la única solución frente a mundo dinámico, inseguro y frágil como el que vivimos…

Este fin de semana celebro que correr es solo una pieza más de este puzzle formado por una infinidad de ellas, muchas de las cuales voy descubriendo cada día que pasa.

Sin lugar a dudas, este fin de semana voy a celebrar que nunca hay que dejar de hacerlo: por los cambios, por los logros, por las pérdidas, por los que vienen y por los que se van…

Una celebración más y un año menos…

AÑO NUEVO, VIDA NUEVA

AÑO NUEVO, VIDA NUEVA

AÑO NUEVO, VIDA NUEVA foto ORIOL BATISTA FOTÒGRAF

AÑO NUEVO, VIDA NUEVA

¡Eso dicen! Este post es para agradeceros a todos los que me leéis semana tras semana. Los que me devolvéis el aliento que pierdo carrera tras carrera. Pero, sobretodo, para los que seguís animándome a seguir adelante cuando las piernas fallan y el dolor, dentro del pecho, se hace insoportable.

Dejamos un año lleno de ilusión y buenos momentos. Un año de auto-descubrimiento, de entrenamientos sin freno y de muchos proyectos nuevos por seguir descubriéndoos detrás de cada nueva entrada. ¡BIEN!

2016 me ha dado una familia de mujeres que corren para reinventarse, mujeres que pedalean para auto-definirse y personas que corren a favor de las que no pueden hacerlo.

2016 me ha dado una familia que me ama y me comprende, que me mima y me apoya.

2016 me ha devuelto la sonrisa con nuevos proyectos profesionales que van a llenar aun más, si cabe, este corazón mío de satisfacción y felicidad.

2016 me ha vuelto a enseñar a pensar en mí, a escuchar mi cuerpo, a amarlo y a entender que no todo es correr aunque correr, sin lugar a dudas, siga siéndolo todo para este corazón que reclama aventuras diarias, emociones y superación.

Pero, sobretodo, este 2016 me ha enseñado que no hay tesoro más valioso que mi valentía, ni piernas más rápidas que mis sueños, ni entrenamientos más duros que mi fuerza de voluntad.

Así que para este 2017 pido seguir siendo una entusiasta suicida, adicta al buen rollo, a las personas que suman y a esos momentos de superación que, por encima de todo, te devuelven el significado de TI MISMA a tu vida.

Para este 2017 pido seguir teniéndoos muy cerca para sentir vuestras opiniones, vuestras dudas y seguir demostrándoos que el único campeón al que debéis admirar en lo más alto sois vosotros mismos.

GRACIAS, aquí os espero… Un beso y feliz año 2017.