EL PINO MEJORA TU RENDIMIENTO

EL PINO MEJORA TU RENDIMIENTO

EL PINO MEJORA TU RENDIMIENTO foto ORIOL BATISTA FOTÒGRAF

 

EL PINO MEJORA TU RENDIMIENTO

¿Sabías que hacer el pino te ayuda a mejorar tu rendimiento deportivo? Sirshana o como lo conocemos de toda la vida, el pino es una asana de yoga de las difíciles pero con múltiples beneficios para los corredores y deportista en general. En la actualidad, cada vez más deportistas de élite (futbolistas, atletas…) optan por las inversiones para liberar tensiones en el cuerpo y mejorar la calidad del músculo así como sus propiedades para prevenir las temidas lesiones. Yo aún no la domino del todo, pero la practico cada día.

Esta postura te ayuda a fortalecer los hombros, brazos, las muñecas y la parte superior de la espalda. Ayuda a controlar tu cuerpo y mantener el equilibrio así como a superar tu miedo. Al llegar más sangre al cerebro, nos sentimos con más energía y es una postura que favorece nuestra circulación y respiración, además  de crear espacios en la columna .

  • Fortalece hombros, brazos, muñecas.
  • Estira el estómago y muñecas con beneficios para el síndrome del túnel carpiano.
  • Depresión, calma la mente.
  • Sentido del equilibrio y armonía.
  • Armoniza procesos internos y los músculos del tronco y sus antagonistas.
  • Insomnio, problemas de circulación en la pierna, alivio de piernas cansadas.

Aunque también se le conocen contra indicaciones, así que hacerla si:

  • Existen lesiones de muñecas (síndrome del túnel carpiano), hombro y cuello.
  • Presión arterial alta, problemas coronarios.
  • Dolor de cabeza.
  • Menstruación.

¿Cómo hacerla?

Puedes empezar con los pies sobre la pared y probar con una pareja o en medio de la habitación gradualmente. Esta postura puede hacerse por 10 segundos e ir incrementando el tiempo por respiraciones hasta poder llegar a estar 1 minuto. Hay expertos que hacen inversiones por más de 20 minutos (no lo recomiendo para novatos, pero te animo a experimentar tu límite).

Desde Adho Mukh Svanasana pon las yemas de tus dedos ligeramente apartadas de la pared y abiertas, manos a la anchura de los hombros. Con firmeza envuelve los omóplatos contra tu espalda y tira de ellos hacia el cóccix. Rota hacia fuera los brazos manteniendo la armonía entre la zona pectoral y los músculos de la espalda ocupados en realizar esta asana. Presiona bien los dedos de las manos hacia el suelo.

Dobla una rodilla y levanta el pie hacia la pared manteniendo la otra activa y extendida. Sigue equilibrando la zona pectoral con la de la espalda ocupándote ahora de la los músculos profundos del núcleo abdominal para que te ayuden a despegar las caderas del suelo, levantando ambas piernas. Exhala cada vez que intentes elevarte, implica los músculos altos de la espalda y busca la forma en que el cuello se mantenga relajado.

Una vez invertido lleva el cóccix hacia tus talones, junta las piernas apretando una hacia la otra. Cada escuela tiene su versión en la colocación del cuello, desde curvado hasta mirando al centro de la habitación, lo importante es eliminar tensión.

Lleva ahora las piernas hacia el techo girando los muslos hacia dentro. Puedes hacer lo mismo con ayuda de otra persona o intentarlo en el centro de la habitación.

¡Añade esta postura a tu rutina diaria de estiramientos!

5 RAZONES PARA CREER QUE EL YOGA ES PARA CORREDORES

5 RAZONES PARA CREER QUE EL YOGA ES PARA CORREDORES

5 RAZONES PARA CREER QUE EL YOGA ES PARA CORREDORES – Foto: Oriol Batista Fotògraf

5 RAZONES PARA CREER QUE EL YOGA ES PARA CORREDORES

Nunca me había planteado que hacer yoga fuera un entrenamiento que mejorara el rendimiento a los que corremos. Entiendo que para mejorar los tiempos hay que trabajar en diferentes disciplinas: fuerza, resistencia, velocidad… ¿Pero el yoga en qué me ayudará si soy corredor?

Aquí 5 razones para creer que el yoga está hecho para ti.

  1. Con la práctica del yoga liberas tensiones de los músculos y eso hace que evites lesiones. Está comprobado que cuanta más presión sufren nuestros músculos y no los liberemos (estirándolos, masajeándolos, …), más propensos seremos a sufrir todo tipo de lesiones.
  2. Mejora la consciencia en la respiración y esto te ayuda a aplicarlo en tu vida, cuando corres pero también cuando te enfrentas a situaciones estresantes. La respiración es muy poderosa.
  3. Aumenta tu capacidad de aguantar el dolor, de disolverlo y trascenderlo. Cada postura en yoga tiene un límite que mediante la práctica se va disolviendo. Este límite físico a veces también aparece de forma mental cuando afrontamos demasiados kilómetros, yoga te ayuda a enfrentarte a ellas y superarlas con éxito.
  4. Trabajas el core de tu cuerpo y con ello aumentas la tonificación del mismo y, sí, te pones más fuerte. Y esto es lo que queremos todos, estar Fuertes para poder rendir mejor. El core son los músculos del cuerpo que te ayudan a mantener el equilibrio, a sentirte ágil y a verte bien (y poder subir con ligereza las colinas). No dudes de la importancia de trabajarlos de forma consciente y correcta.
  5. Tus articulaciones reciben irrigaciones de sangre nueva que aporta beneficios a los órganos, a los músculos y a las articulaciones. Ayuda a embellecer tu cuerpo interior, a devolver la juventud a tus órganos, tus músculos y todas tus articulaciones. ¡Músculos más flexibles!

Y estas 5 razones expuestas, para nosotros, los corredores, se traduce en flexibilidad, equilibrio y coordinación. Un cuerpo más sano, más mimado, más joven, más fuerte para que nos siga aguantando muchos kilómetros más.

¿Te animas a poner un poco de yoga en tu vida de corredor?

NOTA: Puedes iniciarte al yoga en casa siguiendo esta sencilla tabla de asanas/posturas que en conjunto se denominan: el saludo al sol. Repeticiones de 3 veces por cada pierna, total de 6.

SÓLO NOS CONOCEMOS CUANDO CONOCEMOS NUESTROS PROPIOS LÍMITES

SÓLO NOS CONOCEMOS CUANDO CONOCEMOS NUESTROS PROPIOS LÍMITES

SÓLO NOS CONOCEMOS CUANDO CONOCEMOS NUESTROS PROPIOS LÍMITES – FOTO ORIOL BATISTA FOTÒGRAF

SÓLO NOS CONOCEMOS CUANDO CONOCEMOS NUESTROS PROPIOS LÍMITES

“El Marqués de Sade decía que las experiencias más importantes del hombre son aquellas que lo llevan al límite; sólo así aprendemos, porque eso requiere todo nuestro coraje.”

El pasado fin de semana intenté de todas, todas hacer la Marató i Mitja de l’Ardenya. Llegué al km 24 y decidí abandonar simplemente porque ya no estaba disfrutando. No me apetecía sufrir (y mira que he sufrido en infinidades de carreras, llegando en estados precarios; pero ya sabéis eso de “por mis cojones”, así soy yo y las acabo). No obstante esta vez, no se trataba de acabarla por “mis cojones”, esta vez ganó el corazón a la cabeza y me rendí. Me rendí de respeto a mi misma, me rendí por amor a mi persona y sobretodo, me rendí por pasión a este deporte mío que me tiene enamorada. El trailrunning se merece personas que sientan cada paso y que respeten la carrera más allá de las dificultades. Y por respeto, decidí aplazar mi aventura por la ultradistancia. Ya vendrán otras, lo sé y llegará el momento de saborear esos 300 metros de alegría que te separan de la gloria final, antes de atravesar el arco.

La preparé a conciencia, y los que me conocéis lo sabéis: entrenamientos, horas en montaña, entrenamientos en el terreno, hice la carrera en 2 tramos para entrenar y saber a lo que me enfrentaba, me preparé los avituallamientos, tenía la logística ideal, los mejores supporters y liebres preparadísimas para darlo todo en cada tramo. A todos ellos, les doy las gracias por su amor y su paciencia, eternamente agradecida por mostrarme tanto cariño. Estaba bien, piernas, cardio, coco… Había ganas y me enamoró salir con frontal y ver la salida del sol, me quedé extasiada con tal hermosura.

Será que ya me siento libre.

Empecé a correr porque el sufrimiento, una vez encarado sin temor, es nuestro pasaporte hacia la libertad. Pero ahora mi vida, tal y como está construida ya no hay necesidad de lanzarme a los brazos del dolor, ya no tengo heridas del pasado que sanar, ni momentos que borrar. Correr, ahora, ya no es como lo fue antes: mi válvula de escape para seguir soñando y volar. Ya recuperé las alas que otros me robaron. Correr hoy es una luz que nace en mí y que me hace expandirme energéticamente devolviendo amor a todos quienes me rodean. Y así, sí soy feliz corriendo.

Así, que lejos de sentir pena, vergüenza o arrepentimiento; me siento sumamente feliz. Por haber tomado una preciosa decisión, que es la de amar mi cuerpo por encima de todas las cosas, amar a mi ser y seguir siendo respetuosa para conmigo y con los demás. Dónde tu viste un “a quién se le ocurre meterte a hacer la de 63K” a mi se me ocurre que si no lo intentas jamás sabrás dónde se haya tu límite que te separa de la humanidad y que te permite conocerte, diferenciándote del resto de los mortales, como los seres únicos y con luz propia que somos.

No hace falta decir nada más, no hay nada que demostrar. Me siento eternamente agradecida por esta vida tan hermosa que me ha tocado vivir. FELIZ. GRACIAS.

 

 

MI PRIMERA ULTRA: MARATÓ I MITJA DE L’ARDENYA MATXACUCA

MI PRIMERA ULTRA: MARATÓ I MITJA DE L'ARDENYA MATXACUCA

MI PRIMERA ULTRA: MARATÓ I MITJA DE L’ARDENYA MATXACUCA

MI PRIMERA ULTRA: MARATÓ I MITJA DE L’ARDENYA MATXACUCA

Hacia tiempo que no me planteaba un reto serio, pero la verdad, es que este año 2016 ha sido tan especial que me gustaría cerrarlo con broche de oro. Un último deseo, Marató i Mitja de l’Ardenya, un sueño hecho realidad: iniciarme en la ultradistancia.

No tengo nada pensado, excepto seguir entrenando y seguir dando lo mejor de mí, dentro de mi equilibrio. No voy a perder el norte, ni dejar que el cúmulo de Kms se transforme en una pesadilla ni para mí, ni para mi familia. Voy a provar, a ver qué se siente al pasar los 45Km (mi distancia límite), sentir qué pasa con mi cuerpo, qué pasa con mi mente y disfrutar.

Voy a disfrutar de la preparación logística, de los entrenos y de mi pareja y mis amigas del team Les Nenes Trail. Sí, porque todos ellos me apoyan en esta nueva proeza que tendrá lugar este sábado 10 de diciembre de 2016. Que sea lo que Dios quiera, que de la preparación y planificación ya nos ocupamos los mortales.

Siempre cumpliendo sueños. ¡Va por ti!