NO HA SIDO “ULLDETER”

Trail Ull de Ter by Klassmark

Trail Ull de Ter by Klassmark

NO HA SIDO ULLDETER

Ahora hará pronto un año que me inicié seriamente a correr por montaña. Mi pistoletazo de salida siempre fue la Trail de Ulldeter de Klassmark, la cual recomiendo 100% por la aventura tan maravillosa que es. Hoy he recordado este texto que escribí hará casi un año y me gustaría compartirlo. Podréis ver el original en catalán y otros textos míos personales en mi blog: Mimo mento.

NO HA SIDO “ULLDETER”

No, no es Ulldeter, una trail de 30 km amb 2400 + con un recorrido lleno de sorpresas y dureza a los que nos tienen acostumbrados los grandes de Klassmark. No es Vallter, ni Bastiments, ni tan sólo el Puigmal..

No ha sido una inscripción gratuita, hija del azar y a la altura de mis locuras lo que ha cambiado mi vida por completo.

No han sido los entrenos en Sant Miquel, ni Puig d’Arques, ni les series en Sant Feliu, ni los Kms verticales, ni tampoco los cortafuegos… No han sido los fin de semanas en el Puigmal, ni Noucreus, ni el valle de Nuria, ni el Pic de l’Infern…

Mi vida la habéis cambiado vosotros, con vuestras sonrisas, vuestra magia, vuestras ganas de ser cada día mejores personas, contagiando de amor todo vuestro alrededor.

Han sido las puestas de sol en Sant Miquel, en Puig d’Arques, en Fontalba, en Sant Feliu de Guíxols, las salidas con dorsales VIP, las escapadas nocturnas con frontal, las salidas de sol en las matinales, las estrellas en Vallter, las confesiones entre risas y lágrimas, infusiones, cafés sin azúcar y leche de soja. Han sido vuestras miradas sinceras, vuestro positivismo y vuestra vitalidad.

Han sido las conversaciones hasta las tantas, los secretos en la oreja, los bocadillos de aceite, queso y miel, las ensaladas mágicas y los termos de mate.

Me habéis ayudado a crecer, me habéis hecho sentir que vale la pena seguir este camino, defender quién soy y cómo soy, sin tener en cuenta lo que los demás opinen de mí. lo que de verdad me importa es sentir lo que siento cuando estáis a mi lado.

Me habíes hecho darme cuenta, por si no estaba del todo segura, aquello que es más importante para mí en esta vida, aquello por lo que realmente vale la pena luchar en esta vida, aquello que de verdad es importante: el amor, la libertad y correr.

He aprendido muchísimo en este tiempo de encuentros inesperados que se convierten en fin de semanas llenos de magia y alegría.

Ulldeter es el principio de un montón de Kms que aún nos quedan por hacer juntos.

Gracias por hacerme sentir especial. Gracias por dejarme entrar en vuestra vida. Gracias por entrar en la mía. Gracias por todo chicos. Sin vosotros nunca hubiese acabado Ulldeter en  5h 38′ con 2 ampollas impresionantes en los pies… Sin vosotros nunca hubiese entrado a meta saltando, chillando y celebrando que esto es tan sólo el principio de muchos momentos que nos quedan por compartir.

Correr tiene más sentido que nunca ahora que sé que “los mejores corredores no dejan huella”, no en la tierra pero sí en mi corazón…

Gas aquí chicos, corremos juntos, aquí, ahora y ¡Siempre! #OSTIA

Correr me ha enseñado

Correr me ha enseñado.

Correr me ha enseñado. Foto en primicia de Oriol Batista Viñas

Correr me ha enseñado

He vuelto a aficionarme un poco a twitter, lo tenía muy dejado y lo que más me ha gustado siempre es comentar los hashtags del momento, esos comentarios variopintos precedidos por una almohadilla “#”. Y como no, uno de los hastags me ha hecho volar:

#CorrerMeHaEnsenado

Y cómo no, reflexiono, correr me ha enseñado…

A respetarme, a quererme tal y como soy; y a respetar a los demás, a quererlos por lo que son, sin tratar de cambiarlos.

A valorarme, darme la importancia que tengo en mi vida; sin dejar que sea la aceptación de los demás la que genere la mía propia.

A quererme y a cuidarme, sobretodo siendo sincera conmigo misma, dejándome reír y llorar en cada momento sin ocultarme ningún sentimiento.

A luchar por lo qué anhelo siendo constante y sacrificando la comodidad.

A aceptar mi cuerpo: alimentándolo, mimándolo, descansándolo, sin obligarlo a ser etiquetado o catalogado, simplemente dejándolo ser, hermoso tal cual es.

A callar y a apreciar el silencio, sola o en compañía.

A perder, a saberme ganadora en cada pérdida y a valorar la caída como el trofeo más grande; pues no hay triunfo sin derrota.

A emocionarme conmigo misma pero aun más con los demás.

A amar sin medida cada ilusión, cada sueño, cada esperanza abierta hacia un horizonte sin límites.

A sufrir, a entender el sufrimiento, el dolor como parte de algo nuevo por empezar, sin dolor no hay placer, sin sufrimiento no hay gozo ni alegría.

A llorar de emoción por la sencillez de los detalles que decoran este viaje vital lleno de color: la emoción de un padre besando a cada uno de sus siete hijos diciéndolos uno a uno: LES AMO, antes de una salida.

A sentirme afortunada por poder hacer lo que deseo y por atreverme a hacerlo.

A amar a mi familia, a mis amigos y a mi pareja; pues cada uno de ellos ha formado parte de lo bueno y lo malo que he decidido vivir y han sido un motivo para seguir adelante.

A ser libre, amando lo que soy, lo que amo; respetando lo que me rodea y aceptando, por encima de todo, que un mundo sin diferencias y rivalidad no sería un mundo libre.

Lo maravilloso de correr en pareja

Correr en pareja. Rocacorba Trail by Klassmark

Correr en pareja. Rocacorba Trail by Klassmark

Lo maravilloso de correr en pareja

No se me ocurre algo mejor para hacer en pareja que correr.

Para mí correr no es sólo hacer deporte, es un ejercicio casi místico, es un encontrarse a uno mismo. Sabes cómo vas a empezar pero jamás sabes cómo acabarás, ni cuándo. Hacerlo en pareja es mucho más excitante y divertido. Sales a rodar con amigos, con compañeros y te ayuda a equilibrarte, entre los dos lográis quemar la rutina y conseguir ese equilibrio y ese momento de tranquilidad que te tele transporta, en ocasiones a la infancia, dónde desarrollas toda tu creatividad, se desvanecen tus miedos y te ves capaz de todo.

El lunes fui a correr con mi compañero de trabajo, en mi trabajo hay más estrés que el que he tenido en toda mi vida, nos pusimos las bambas, cogimos los frontales y nos metimos por un camino muy chulo, había trozos que hasta daban miedo y nos vimos allí, corriendo, casi como niños, centrados en nuestras respiraciones, en nuestros pasos, en la iluminación del camino… Fuimos descubriendo los olores, las figuras e íbamos jugando a cambiar de ritmo. Fue algo potencialmente maravilloso. Sin estrés, sin preocupaciones, sólo nosotros y nuestro camino. Al final nos paramos a estirar y mi compañero sacó la pelota de fútbol para dar unos toques, de golpe nos vimos como dos niños, simplemente disfrutando y es que esta es la magia de correr y de compartir kilómetros..

Correr con las compañeras y/o amigas también tiene su excepcional magia. Hace 1 año corrí mi primera media maratón y mi mejor marca personal (por ahora sin superar). Correr con mi compañera de equipo fue la experiencia más bonita de todas, sus pasos, acompasados con los míos, su energía equilibrando la mía, su concentración y su seguridad. En los momentos que flaqueaba, la miraba y la veía tan segura y firme que yo misma recuperaba seguridad y energía y seguía corriendo, sin parar… Fue algo mágico y lo recuerdo como la maravilla más bonita vivida, mi primera media maratón al lado de mi compañera de equipo fue, sin lugar a dudas, una gran experiencia.

Correr con amigos es algo que te toca muy a dentro. En mi caso, tuve la gran suerte de que me acompañaran a una carrera (una media maratón de asfalto y 30Km de alta montaña). En ambos casos fue algo brutal, experiencias muy diferentes pero con un trasfondo muy similar. Llegas a meta dichosa, feliz y miras a esa persona que ha sufrido contigo, que te ha apoyado y que ha creído en ti en todo momento y crees que no puedes sentir más amor y agradecimiento. Corríamos juntos pero más allá de correr vivíamos en la misma piel la gran experiencia de conseguir un logro; y al final, las victorias compartidas son más victorias. Les estoy eternamente agradecida y lo saben.

Y finalmente, correr con tu amor, hemos corrido juntos muchas veces, incluso antes de ser pareja éramos compañeros que corríamos, después amigos y más tarde, la pasión que sentimos por correr nos unió de una manera tan respetuosa y maravillosa que no sé explicar. Entrenar con él es increíble y divertido, obviamente siempre vamos a mi ritmo porque yo soy más lenta (me revienta, pero será así siempre, ya lo he aceptado) y él me ayuda día a día a superarme, a respetarme y a mejorar; incluso cuando me creo que voy genial, él me devuelve a mi sitio, me hace bajar de mi nube de color rosa y me doy de bruces con la realidad: el sobre entreno, la técnica errónea… Cada vez que salimos a entrenar juntos descubrimos algo nuevo el uno del otro, pero sobretodo descubrimos que juntos somos la combinación perfecta, el equilibrio y el centro.

Correr juntos ha sido la experiencia más gratificante, hemos sufrido, llorado, nos hemos enfadado, perdido, pero al final hemos recuperado la fuerza y hemos encontrado el camino, la energía y las ganas para tocar la meta, abrazarnos y saber que ha sido un gran trabajo en equipo, esfuerzo, sacrificio, amor, entendimiento, comprensión y respeto.

No hay palabras para poder describir la magia de compartir kilómetros…

A por la próxima aventura Romànic Extrem: 42K de pura montaña

DSC_4622

A por la próxima aventura Romànic Extrem: 42K de pura montaña

Empieza mi cuenta atrás personal. 5 semanas de pura dedicación, sacrificio, entrenamientos y diversión. Comienza el juego y pienso darlo todo, pienso dejarme la piel, en cada latido, en cada gota de sudor y en cada lágrima de dolor que surja por el camino. Sólo pensarlo me entran unas ganas terribles de estar bajo el arco de salida, con todo el apoyo de los míos, como siempre, y con la cabeza y las piernas a punto para hacer lo más maravilloso que he hecho jamás: correr por montaña.

Hace tan sólo un año que corro por montaña (¡tan sólo un año!) y en mis piernas llevo ya una buena kilometrada de caminos, de pista, de alta montaña y unos cuantos Kms de desnivel… Y no pienso dejarlo. ¡Dios mío! Mientras las piernas y la cabeza tiren pienso hacer tantos caminos como pueda, quiero recorrer cada lugar, reseguir cada horizonte y conquistar tantas cimas como mi imaginación anhele. Quiero sentir el viento fuerte en mi cara, aquel viento que te ensordece los sentidos, quiero mojarme la cara con la brisa gélida de las cimas y tostarme al sol con la magia de sus rayos a primera línia de montaña. Quiero correr para divertirme, para sentirme viva y disfrutar con los míos. Quiero conquistar las cumbres, pararme, sentarme y disfrutar del paisaje, mirar atrás y sentirme orgullosa por el camino recorrido y; sobretodo, quiero sentir el silencio, ése tan absoluto y sincero, ése que sólo llevamos dentro de nuestra alma, ese silencio sepulcral que es mi regalo más preciado cuando llegas a la cima. Y sentir que tocas el cielo con la yema de los dedos, sentirte libre y disfrutar de la libertad que te devuelve la montaña

Quedan 5 semanas para mi gran reto, 42K 2060+D = Romanic Extrem, Vall de Bianya, ¡Allí estaré!

Vamooooos #gasaqui #ostia

>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>

Cap a la propera aventura Romànic Extrem: 42K de pura Muntanya

Comença el meu compte enrere personal. 5 setmanes de pura dedicació, sacrifici, entrenaments i diversió. Comença el joc i penso donar-ho tot, penso deixar-me la pell, en cada batec, en cada gota de suor i en cada llàgrima de dolor que sorgeixi pel camí. Només de pensar-hi m’entren unes ganes terribles de ser a la línia de sortida, recolzada pels meus, com sempre, i amb el cap i les cames a punt per fer el més bonic que he fet mai: córrer per muntanya.

Fa 1 any que corro per muntanya (només 1 any!) i a les cames ja porto una bona kilometrada de corriols, de pista, d’alta muntanya i uns quants kms de desnivell… I no penso deixar-ho. Déu meu, mentre les cames i el cap tirin penso fer tants camins com pugui, vull recórrer cada indret, resseguir tots els horitzons i tocar tots els cims que la meva imaginació vulgui. Vull sentir el vent fort a la cara, aquell vent que no et deixa sentir, vull mullar-me la cara amb la brisa gèlida dels cims, i torrar-me al sol amb la màgia dels seus rajos a primera línia arran de muntanya. Vull córrer per divertir-me, per sentir-me vital, per redescobrir-me i per gaudir amb els meus. Vull arribar al cim, aturar-me, asseure i gaudir del paisatge, mirar enrere i disfrutar del camí recorregut; i sobretot, vull sentir el silenci, el més absolut i sincer, aquell que només està dins de la nostra ànima, aquell silenci de sepulcre que és el regal més preuat quan fas cim. I sentir que toques el cel amb les puntes dels dits, sentir-te lliure i disfrutar de la llibertat que et retorna la muntanya.

Queden 5 setmanes pel meu gran repte, 42K 2060D+ = Romànic Extrem, Vall de Bianya, allà hi seré!

Vamooooossss #gasaqui #ostia

Se me ha subido el gemelo

DSC_0919

Se me ha subido el gemelo

Te despiertas, te vistes y sales a correr… Parece que todo cobra sentido cuando lo haces, el sol sale más fuerte, el viento sopla delicadamente como acariciándote la cara y los músculos se despiertan poco a poco dándote los buenos días, el cuerpo se activa y la mente le acompaña… Los problemas van desapareciendo y te sientes vivo… Te miran, eres un loco por correr tan temprano, o con este frío, o con la tremenda lluvia, o simplemente por correr, eres un loco… Y eso te hace sonreír y empiezas tu entreno, tus series, ese momento entre dulce y amargo del cual dependerá tu sonrisa de todo el día.

Mi sonrisa hoy ha sido tan solo de media oreja, mi cuerpo nota el cansancio, demasiadas series, demasiada carga, demasiada pasión y demasiadas ganas. Las piernas quejosas me piden a gritos descansar. A veces, se me olvida que es eso… Pienso en la última vez que me tumbé a leer, a escribir, a masajearme las piernas y ya ni me acuerdo. Entre el trabajo y los entrenos, casi se me olvida que mi cuerpo necesita descansar para asumir todo el entreno, que las 8 horas de sueño mínimas diarias son esenciales, así como despejar la mente de tanta tecnología y preparar al cuerpo para el descanso. Hay todo un ritual alrededor de esto y cada día intento dar más importancia a mi descanso porque de él van a depender mis ganas y mis logros.

Hoy me he levantado sin ganas, sin fuerza pero con el alma a tope, con mis objetivos en mente y con una nueva lección aprendida, el cuerpo es sabio y avisa… Gracias gemelo, hoy me voy a dormir un poquito más tranquila.